Los Viernes, bailecito

  • WhatsApp
  • “Sr. Presidente, se que no se reirá de ninguno de mis chiste relacionados con el Servicio Secreto, así que mejor tápese las orejas, si eso es físicamente posible”. Jimmy Kimmel, un cómico estadounidense con sosa cáustica en las venas, soltó esta frase al Presidente de los EEUU durante la Cena de los Corresponsales de la Casa Blanca celebrada recientemente. Previamente lo había saludado con un "salam" y posteriormente había hecho mofa de: su nombre, su aspecto famélico, su procedencia y su (im)probable reelección. En los 24 minutos restantes de la actuación hubo collejas para todos: Biden, Pelosi, The Clintons, la Fox, CNN, MSNBC, Abraham Lincoln, los periodistas parlamentarios y hasta Michelle Obama, que casi fenece con lo de las orejas de su marido. Antes de Kimmel, el propio Obama se había marcado 17 minutos de monólogo, quirúrgicamente guionizado, en los que había ironizado sobre sus canas, su mandato y sus contrincantes políticos antes de hacer un gran mutis por el atril, y no sin haber rendido un gran homenaje a los medios de comunicación, (“the country depens on you”, dijo, incluyendo a los bloggers ). La pregunta es: ¿cuántos elefantes más tienen que morir en Botswuana para que en España nos tomemos en serio el asunto del humor institucional y exijamos al Gobierno que actúe en consecuencia?... ¿Porqué no puede comparecer Rajoy y bromear sobre la diferencia que existe entre el color de su barba y el de su pelo a pesar de pertenecer ambas expresiones a un solo ser, dándonos a la ciudadanía alguna salida lógica a su dualidad en el cambio de era política a.d.C y d.d.C (antes de Campaña/después de Campaña)? El humor es síntoma de salud y la risa su efecto secundario más inmediato, así que, con la legitimidad que me da el cambio de párrafo y amparada en la crueldad política vigente, ruego se me divierta desde las instituciones para que el trago de la crisis se me haga más llevadero. Proclamo: somos ciudadanos menguantes, recortados, hipotecados, a quienes re-cobran las medicinas, suben el gas, el agua, la luz, y despiden en el nombre del BOE, de la Patronal y del ERE santo. Nos cambian la ponderación de algo que no nombran y lanzan rumores de cobrarnos peaje en los pasillos de casa (#novullpagar) y recalificarnos los WC con un PAI sabiendo que son lugares de primera necesidad. Nos han vaciando de contenido "población activa", "esperanza de vida" y "un futuro mejor", y hasta nos quieren evangelizar (#RoucoGivemeaBreak). ¿Generación X, Mileruistas, Ni-ni?... Somos la Generación Pupas… ¿Has pasado la varicela?... Noooo, he pasado la crisis. Por ello exijo que el Gobierno de España acompañe las comparecencias de los viernes con un bailecito de esos que hacen los jugadores de fútbol cuando marcan un gol al contrario (ahora cierra los ojos, suéltate la faja mental, e imagínatelos). Broche final de Jaume Perich: “Gracias a la libertad de expresión hoy ya es posible decir que un gobernante es un inútil sin que nos pase nada. Al gobernante tampoco”.
    Por si quieres escuchar el momento "oreja", clica  Por si quieres escuchar al Presidente de los EEUU tirar de la cadena, clica  Bailecito: opción 1, clica  Bailecito: opción 2, clica 

    14 responses to “Los Viernes, bailecito

    1. Me sumo a la petición del bailecito, hombre ya!!!. Jajaja, como siempre genial tu entrada. Por lo menos que nos salve el humor… ;-)))

    2. jajajaajaja!!!
      aún ando buscando la otra mitad de mi mandíbulaaaaaaaaaaa!!!!!!
      genial este post. gracias por ponerle humor al drama. y vivan las cadenas (de wc)!!!!
      r.

    3. Me has bajado la fiebre con tanta risa! Ahora sí, la garganta me la has dejado peor, pero ha valido la pena. Te posteo, pero YA!!! Jajajaja!!!

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *