Orgullo de elegir

  • WhatsApp
  • A la pregunta de una periodista de Onda Cero de si en la Conferencia Episcopal preocupaba la repercusión internacional de la sentencia del Tribunal Supremo de EEUU a favor del reconocimiento del matrimonio homosexual, contestó Monseñor Martínez Camino que la Conferencia Episcopal “no se caracteriza por estar preocupada”. Y escupió una media risa, más cautivadora aún que sus palabras, en el ecuador de su comparecencia esta semana tras la CCXXVII reunión de la Comisión Permanente. Acto seguido rehizo el rictus episcopal, retomó su cínica majestuosidad y añadió que “la Conferencia Episcopal no estaba preocupada, sino ocupada en el anuncio del evangelio”. Y citó como documento importante, La verdad del amor humano, texto de referencia que relata cómo amarse los unos a los otros en la fe cristiana. Y ya empezó la faena ex catedra... Subrayó la necesidad del mencionado documento para entender su posición respecto al matrimonio, la familia, la educación de los niños, y la educación afectivo-sexual, algo que consideran esencial. “Se trata del bien y del mal, de lo justo y de lo injusto, de la felicidad y de la desgracia, de la perdición o de la salvación para el ser humano...”, explicó alejado de cualquier punto intermedio. Y afirmó que la especificidad del matrimonio no se respeta en España; según él, el matrimonio está vacío de contenido en este momento y es únicamente “una unión entre dos ciudadanos cualesquiera” (y de cualquier manera, le faltó añadir). Y estoqueó con: “Los españoles han perdido el derecho de ser considerados por la ley como esposo y esposa, sólo hay cónyuge A y cónyuge B, que no tienen nada que ver con el amor conyugal”.
    Ahí ya me había grapado el hígado para poder escuchar los minutos finales del vídeo, que fueron de vuelta al ruedo cuando catalogó los 'tipos de amor' y afirmó que una "legislación como la española que ignora lo que significa el amor entre hombre y mujer, no es positivo para la sociedad". Casi al final, llegó a tachar de “lamentable” un informe de la OMS, al que ya se había referido antes, llamado: Estándares de educación sexual para Europa. Marco para las personas encargadas de formular políticas educativas, responsables y especialistas de salud. Explicando a renglón seguido que seguirán proponiendo modelos alternativos para evitar el mal, dadas las carencias que presenta ¡¡¡el de la OMS!!!... Sí, yaaaa...Ya lo sé... Qué hago escuchando estas cosas si ya dije hace unos posts que no los mentaba más... Pues porque la osadía continua de la Conferencia Episcopal y su injerencia in crescendo (gracias, Wert, por tu aportación) en la maltrecha aconfesionalidad de este país, está alcanzando cotas biliares. Porque los obispos de España tienen el santo valor de meterse en temas que afectan a libertades fundamentales que han tardado años en conseguir respaldo legal para que seamos más iguales en derechos. Y porque #MeTocaLaFiga muchísimo que una institución con tanto poder y repercusión saque la patita de su ámbito de fe para dar zarpazos en la piel que no habita. Y que encima lo haga para añadir crispación cuando el mal de la homofobia se recrudece en algunos lugares y el que, quizás, ‘alguna palabra suya’ bastaría para sanar.

    8 responses to “Orgullo de elegir

    1. Querida Fani, efectivamente ¿qué haces escribiendo de estos temas? Yo que el camino que seguiría para entender lo que escupe por esa boquita el tal Martínez Camino, sería que primero respondiera que hace un individuo dando lecciones de amor cuando (se supone) no ha tenido siquiera conocimiento de lo que es un contacto entre él y otra persona. Primero que expliquen de una puta vez a que llaman ellos amor cuando abusan de niños por doquier, ¿eso qué es?. Impresentables toda esta caterva de enfermos sociales. y estoy de acuerdo contigo a mi también #MeTocanLaFiga

    2. La religión católica es un cáncer en este país. La teníamos medio controlada con la quimio, pero últimamente alguien decidió quitar esa medicación y se está extendiendo destruyendo millones células sanas a su paso. Cuando el país tenga metástasis, a ver quién lo arregla.

      @elnanotweet

    3. Todos somos católicos. Aunque seas cristiano, musulmán, judío, o mormón… en este Estado llamado España, ser católico, acatar sus normas, aceptar sus creencias, y supeditar lo humano a su concepción de lo divino, es "de nacimiento".

      Como diría aquel: "Nunca formaría parte de un club en el que me aceptasen como socio".

      Bon dia FL i moltes gràcies pel teu pensament setmanal.

      @Ra_Barber

    4. Hace pocas semanas, terminé casi llorando de frustración, ante unas personas que me decían que la iglesia no se mete en nuestras vidas…No eran gentes especialmente religiosas, eso me frustró más. Que la conferencia episcopal se mete donde no le llaman y pretenda sentar cátedra y crear morales afines, me parece mal, pero me lo espero. Que la gente sea tan ciega, ignorante, absurda que no sea capaz de ver hasta donde llegan esos tentáculos, me hace llorar de rabia.
      Terminé alegando precisamente al tema de la homosexualidad y lo mal que lo han pasado miles de personas a causa de su condición sexual, pero ellos R que R, que la iglesia va a lo suyo y no manda en nada. Porca miseria!

    5. Hace unos meses fui personalmente a apostatar al Arzobispado de Valencia, y tuve la oportunidad de expresarme y de preguntar… Y me quejé del discurso homófobo. No lo puedo entender. Ellos podrían hacer algo. Justo hoy, el Papa ha dicho algo que aporta: "Que él no es quien para juzgar a los homosexuales"… Una frase así no solucionará mucho, pero es evidente que aporta más que crispa.

      Un beso, y lamento haber contestado tan tarde 🙂

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *