Ojales, canillas y bodoques

Máquina de coser
  • WhatsApp
  • "Los libros salvaron mi cordura, el conocimiento me abrió lugares que había cerrado y me enseñó primero a sobrevivir y luego a cómo volar"
    Gloria Anzaldua
     
    "La educación es la base del progreso, considero que leer es un derecho incluso espiritual"
    María Moliner
     
    Un hilo es una hebra larga y delgada de un material textil, especialmente la que se usa para coser. Un hilo es el curso o evolución de una cosa, especialmente del discurso o del pensamiento. Hilo también significa la continuación de las acciones, de los gestos, de los sentimientos. Y también puede ser hilo la hebra con la que arañas y gusanos de seda tejen sus telas y capullos. El hilo de Twitter es una serie de tuits conectados de una misma persona para proporcionar más contexto o para ampliar una opinión. Y en #ElFémurDeEva, hilo, significa hoy, encuentro, memoria, recuerdo, dignidad, lucha, supervivencia, respeto, empatía, generosidad y toda la valentía de las madres que nos criaron y ayudaron a llegar aquí. Todos los tuits recibidos desde que escribí el hilo en Twitter el pasado viernes, tras escuchar las sórdidas declaraciones de Alicia Rubio, de Uve O Equis, es algo que no quiero guardarme para mí sola. Hace tiempo que decidí no nombrar a quienes pretenden devolvernos, sobre todo a las mujeres, a unos espacios a los que ya no pertenecemos, por mucho que nos empujen a volver; pero una cosa es que no se los nombre y otra bien distinta que no se les de respuesta si intentan quebrar lo conseguido, lo luchado, lo ganado a pulso por quienes nos precedieron. Ha sido un gozo inesperado este episodio de relato colectivo en tiempo real, y de respuesta, en definitiva. Durante dos días he estado leyendo fragmentos de vidas hiladas tuit a tuit y el resultado es un mosaico narrativo que quiero recoger y compartir para que no se pierda en Twitter y se quede en el blog para siempre. Pensé en titularlo: "Las hijas de las costureras", pero, felizmente, se han ido sumado tuits de "Los hijos de las costureras' también, compartiendo emocionados las memorias sobre sus madres modistas y bordadoras. Y lo he cambiado por: "Ojales, canillas y bodoques", que nos resume mejor.
     
    Quién sabe si, al final, y como me ha dicho @Mnkirri "tengo dentro de mí un libro y he escrito el primer capítulo" de la novela. Te dejo con el relato. Hay hilos, tuits y espacio de sobra para incorporar los tuyos 👇🏽👇🏽👇🏽👇🏽👇🏽👇🏽👇🏽👇🏽👇🏽
     
    El hilo de @fanigrande
     

    "Yo pondría como asignatura obligatoria, en vez de feminismo, costura. Empodera mucho coser un botón". Alicia Rubio, Diputada de Uve O Equis. #GrápateElHígado a bodoques.

    Soy hija de bordadora, una mujer valiente que daba clases de costura y bordado en casa. De pequeña merendaba entre pies de máquinas de coser. Me fascinaba el pedaleo y los cámbios de canilla. Quiseria tener memoria de esa infancia y rescatar ls conversaciones de aquellas mujeres.

    Mujeres que no podían tener una cuenta de banco a su nombre, ni una nómina, ni un puesto directivo, ni siquiera soñarlo. Eran mujeres que aprendían a coser para ganar algún dinero en casa. Como mi madre, que, con tres meses de colegio se abrió una mercería. Y enseñaba a bordar.

    Mi madre me enseñó a coser botones. Y hacer dobladillos. También me enseño a amar la lectura y a estudiar. Estudiar era el único camino q su hija podía andar para levantar la mirada de la tira de ojales vacíos y ELEGIR otro futuro. Elegir, el verbo que no podían conjugar ellas.

    Coser no empodera. Empodera la libertad para elegir entre coser o ser ingeniera técnica industrial. Esa libertad de elección se la debemos al feminismo. Fin del hilo. Gracias a mi madre y a TODAS las que NO pudieron elegir y nos ayudaron a estar aquí, escribiendo estos hilos.

    De mi madre y de esas madres que pudieron con todo, hablé en ‘Picual’ (un post del Fémur).

     

    @delRioPilar

    Estaba escribiéndote. Para darte las gracias: al contarte has hecho un retrato de la historia de las mujeres, ésa que pretendieron de dependencia y que nosotras vamos a superar a base de dignidad. Como la que tú expresas. Me uno a ti, a tantas mujeres con conciencia de serlo.

     

    @Elba_Celo

    Este hilo nos representa a todas las hijas y nietas de costureras, modistas, planchadoras. Mujeres como mi iaia y mi bisabuela que con el hilo, la aguja y la plancha consiguieron para nosotras lo que ellas no pudieron soñar.

     

    @FurryLibrarian

    Veo en este hilo a mi madre, huérfana de ferroviarios, y maestra de costureras del vecindario.

     

    @margareig

    En el testamento de una antepasada, viuda, repartía los bienes como es menester. A la hija soltera le dejaba la máquina de coser para que tuviere un medio de ganarse la vida. Más de un siglo tiene el documento.

     

    @MonicaRosRubio

    Yo tenía la asignatura de “Labor”. Consistía en bordar la palabra “pan” en punto de cruz y otros estilos. Año tras año. Cosía apartada del resto. Hablaba mucho y me castigaban. Y cantar tampoco? Pregunte una vez. Y de nuevo, a coser y callar. Añoran el pasado más rancio.

     

    @PAZLLORIA

    Me encanta lo de uve o equis. Y lo de bordar. Yo aprendí en el colegio a hacer cadeneta, punto de cruz y bordón, mientras mis compañeros aprendían a arreglar enchufes y encolar sillas. Y hablo de cuando la CE no existía #meconservomuybien

     

    @Tereta_1

    Me veo totalmente reflejada en él... mi madre también fue modista con una historia y un anhelo mejor para sus hijas por muy digno que fuera su oficio de muchas horas pero sin derechos!!

     

    @RaulOlm81477676

    Y casi ciega, porque sobre todo cosían, a la luz de un flexo durante la noche, porque durante el dia sacaban a la familia adelante!

     

    @David_Balaguer

    Excelente hilo. Ha conseguido llevarme a mi infancia también.A mi madre a la hecho mucho d menos y d la que nunca he dejado de olvidar sus luchas. 

    Y a hoy, sobretodo a mi hermana @carpetazos y a mi hija, que entre las dos, mantienen vivo en mi corazón que el hoy continúa injusto.

     

    El hilo de @mjdelrio

    Soy hija de modista. Mis nanas eran el sonido de la máquina de coser. Recuerdo a mi madre acostándose a las 2 de la mañana y levantándose a las 6 para entregar un vestido al día siguiente con la esperanza de que le pagaran y así poder ir a la carnicería a pagar lo que le habían estado fiando durante todo el mes.

    Recuerdo mi casa llena de gente probándose ropa a medio hacer, y mi hermano y yo jugando con las tijeras haciendo vestidos a los muñecos. La casa llena siempre de hilos, recortes de telas y alfileres que cogíamos con un imán.

    No había sábados, ni domingos si había que entregar una prenda. Después abrió una academia de corte y confección. Inicialmente estaba en casa, la casa llena de chicas jóvenes que venían a aprender a coser y cogían la máquina por turnos. Mi hermano y yo haciendo los deberes cerrados en el salón.

    Aprendimos a llamar a mi madre por su nombre de pila porque con la casa llena de gente no escuchaba el "mamá". A veces, alguna de las chicas que venía a aprender a coser nos ayudaba con los deberes. Otras yo me acercaba y le decía a la chica que estaba en la máquina: vas sin canilla. Con 8 años había aprendido a distinguir el sonido de una máquina de coser con canilla o sin canilla.

    Le ayudaba a mi madre a quitar los hilos, a sobrehilar, y a veces hasta a coser un forro o un dobladillo. Era una forma de jugar a ser mayor.

     

    @seelser

    Cuando mi tía abuela tenía 12 años, mi bisabuela, con enorme esfuerzo, le comprón una máquina de coser para que fuese haciendo ropa o componiendo ropa por las casas de su aldea y aldeas vecinas. No era empoderamiento, era luchar por sobrevivir.

    He buscado (me ha costado encontrarla) la foto. Mi prima la guarda como si fuese una reliquia sagrada.

     

    @Kata_Espinosa

    Muchos hilos de estos son los que empoderan, para que cosamos una gran cadeneta irrompible, muchas vainicas dobles e infinitas que impidan dar a las mujeres #NiUnPasoAtras

     

    @Loleta81

    Mi abuela fue costurera. Siempre soñó con haber nacido en otra época y haber podido estudiar y elegir. Fue una niña de la guerra, hija de represaliados. Las monjas sólo le dieron la opción de la costura, exactamente lo mismo que una diputada de VOX quiere hacer en el S.XXI

     

    @mgmm171

    Nieta e hija de modistas, mi abuela crío 11 hijos, mi madre 5. Y yo trabajé durante años en un taller de costura para poder pagar mi libertad. Hoy con licenciatura y con el bonito recuerdo de quienes me precedieron.

     

    @tanit_diosa

    Está muy bien saber coser. El problema viene cuando quieren que te pongas a coser para que no salgas de casa ni tengas vida propia ni opinión, ni vida social (a mí me pasó) y esto es lo que quiere la tipa que hagamos otra vez.

     

    @Rakelm666

    También crecí con el sonido de la máquina de coser... Me despertaba... A saber desde qué hora llevaba mi madre dándole al bastidor.

     

    @Merce_Gaeta

    Fil preciós sobre el que és el feminisme i la memòria. Jo que m'he criat amb una mare cosint i brodant dia i nit estic immensament orgullosa d'això però sé que el que ens dona llibertat és poder triar. Gràcies, i moltes, a tu pel fil tan preciós! I que bonic parlar de fil quan parlem d'això: de fils de la memòria i de fils i botons.

     

    @jeza1972

    Yo también soy hija de una modista que aprendió su oficio con un pequeño libro de corte y confección.Ella solo pudo estudiar apenas unos meses antes de irse "a servir" con 9 años de edad. Me enseñó a luchar, a tener curiosidad  y que los estudios me harían independiente.

     

    @gisb_sus

    Soy hija de modista y profesora de corte y confección,lo que pudo estudiar una mujer brillante como pocas

    Crecí entre patrones e hilvanes y, pese a que soy una estupenda bordadora (puedo demostrarlo) lo aprendí por gusto

    Odio, sin embargo, los ojales que me imponían en el cole.

     

    @EvaMAguilarRom2

    Soy hija de un ama de casa analfabeta. En vez de clases de violín, me tocaron clases de corte y confección. Pero... Parece que a la niña se le da bien estudiar... Hoy soy médica y me cojo divinamente los bajos de los pantalones. Somos papel, no trapo.

     

    @mablanco60

    Nunca me gustó coser, pero recuerdo a mi madre y su máquina d coser con ella igual arreglaba un vaquero q le hacia un vestido a una d mis hermanas o cosía unas cortinas. Fué una mujer avanzada a su tiempo y como tales nos educó. La empoderó ser ella misma y no el coser botones.

     

    @CarlaMoriana

    Dediqué las clases de costura a escribir cuentos. De mi madre recibí dos únicas herencias: Una máquina de coser Wertheim y, ya en sus últimos días,  la exigencia a mi padrede que NO ME HICIERA DEJAR la escuela aunque yo fuera la mayor y la única chica. Háblenme de empoderar.

     

    @salcofa

    Crecí entre hilos y bastidores d bordar Mis garabatos d crío fueron patrones q calcaba para mí madre Mi infancia transcurrió entre escudos y bandas d fallera bordados con esmero Ya me dirás cómo me sienta leer a neotrogloditas despreciar el oficio de mis antepasados  #Paremoslos

     

    @ballesterada

    Yo también soy hija de la Singer y posteriormente, de la Refrey automática. Lo de esta mujer se resume con una frase oída a otra mujer no hace mucho: "el mundo ha cambiado y NO ME GUSTA” #garlicandwater Hemos venido para quedarnos. #SeLoBordoEnMouliné

     

    @alfredinbcn

    La respuesta al machismo mugriento de VOX, estremece y emociona con la dignidad y la lucha de tantas mujeres que no pudieron elegir, pero sembraron en sus hijas una esperanza en un futuro mejor.

     

    @nllacer

    De iaio sastre, sempre he escoltat: “les xiques q venien a cosir”. Ell era el cap i elles treballadores. A mi em van ensenyar a brodar, ja que no parava quieta i era una manera d q estigués asseguda; xo tb vaig prendre la decisió q allò no era el q volia.

    Empodera el fet de poder prendre decisions lliurement. No les destresses que t’ensenyen.

     

    @Blanca58705072

    Me he emocionado con tu hilo. Mi madre también era modista. En algunos momentos, cosía para la calle para sacar dinero, mientras sacaba a seis hijos adelante. Para ella y también para mí padre, lo más importante era que estudiàramos y pudiéramos elegir nuestro futuro. Gracias.

     

    @surativega

    Gracias por tu hilo! Recordando a mi abuelita que con mi madre de la mano, dejó Galicia y se embarcó hacia Buenos Aires donde empezó cosiendo y haciendo ojales! Y siguió 

    y  siguió y así puso a mi madre a través de escuelas hasta que ésta terminó magisterio!

    Y nosotros, los nietos de esa abuelita, 5 universitarios gracias a esfuerzos y -como dices, determinación- de mis padres y a la educación pública argentina, que todo hay que decirlo! Bon día y buen viernes! Y me acaba de recordar mi hermana mayor que hoy 15 era su cumpleaños!

     

    @SisuMisu2

    Doy hija y nieta de costurera y mi abuelo era sastre, en mi casa se oía todos los días la máquina de coser, el traqueteo. Yo me dormía muchos días en las piernas de mi abuelo.

    Que recuerdos x las hebras de hilo iban cayendo al suelo, y los pies en el pedal me hacía dormir.

     

    El hilo de @maribelmorte

    Aún veo las manos de mi madre, dibujando con el jaboncillo en la tela, sujeta con unos alfileres que sostenía antes entre los labios y cómo cortaba la tela con unas tijeras muy grandes, aún yo era niña, ella nos sacó adelante a base de sobrehilar, pespuntear y pasar hilos flojos.

    Mi casa fué una casa de mujeres, cuando mi padre desapareció, ella volvió a sus habilidades de la costura, unos buenos amigos le pusieron un cartel en la ventana q decía “modista” y varias mujeres pasaban ratos de las tardes ayudándola a hacer pequeñas tareas con las telas.

    A mí me fueron el título de habilidosa y a diferencia de mi hermana, ayudaba con los previos a las pruebas, en casa había unos figurines y un gran espejo en una pared, de el salón-comedor de una de esas casas que hizo el franquismo para ubicar a las personas.

    En lo que entonces era la periferia de Madrid, en mi casa en la que sólo habitábamos mujeres, entro antes una lavadora que un televisor, recuerdo la primera vez q la pusimos en funcionamiento sentadas las 3 en unas banquetas, era nuestro mejor programa y nuestra liberación.

    Mi madre juntaba el día con la noche para poder entregar las prendas que cosía, entro la primera máquina eléctrica que sustituyo a otra Singer de pedales, lenta y que permitía ir más rápido, recuerdo las tardes al salir del cole a su lado con las interminables novelas de la radio.

    Cuando crecimos y empezamos a trabajar las 2 (pronto) ella que tenía muy pocos estudios, acudía a la asociación de vecinos para recibir clases de primaria para adultos, recogía algunos libros que leía y acudía a charlas, asistió con nosotras a sus primeras votaciones.

    He hizo cara a la policía unos días antes de la muerte del dictador, cuando vinieron a buscarnos a mi hermana y a mi a nuestro domicilio, ella pidió que un vecino estuviera presente, xque era una mujer sola, imagino al pobre vecino asustado mientras registraban la casa.

    Y es que el franquismo no calculo que meter a los trabajadores de fábricas, bancos y tiendas en barrios periféricos, traería situaciones de solidaridad, conciencia y movilizaciones únicas e inimaginables.

    Gracias por traer estos recuerdos que afloran nada más poner el pulgar en este dispositivo. Las mujeres de este país hemos trabajado y luchado mucho para que ahora nos venga alguien a decir que nos empoderemos cosiendo botones.

     

    Captura de pantalla 2019-11-16 a las 20.19.19

    Captura de pantalla 2019-11-16 a las 21.29.36

    8 responses to “Ojales, canillas y bodoques

    1. También habría que agradecerle a tu padre, ya que gracias a él, entraba un ingreso económico decente en casa y gracias a ese dinero tú pudiste estudiar una carrera. Tu madre trabajo de costurera para aportar algo de dinero en casa, que también sirvió de ayuda, por supuesto.

    2. Mi madre no era costurera para fuera, sino para dentro de casa. Los recursos eran tan pocos que no tenía más remedio que confeccionarnos la ropa a toda la familia. La recuerdo al final del dia y las t ardes del sabado y domingo, cosiendo, cortando, con la máquina, haciendo punto…No eran «sus labores» como alguien decidió nombrar a la actividad hecha por mujeres que no trabajaban, era la manera que tenian de hacer su aportación a la producción familiar. Y aún tenia tiempo para enseñarnos que lo mas importante era que nosotras estudiàsemos , para que el hilo de nuestra vida corriese a nuestro antojo y no atado al de ningún hombre.
      Gracias madre y a todas las madres por haber sido capaces, a pesar de las nefastas condiciones, de pasarnos vuestro hilo de fuerza y clarividencia y así haber podido tejer el nuestro propio.

    3. Mi madre cosía, mi abuela cosia y bordaba para otras personas. Y así se ganaba la vida y sacó adelante a sus cuatro hijos…. ya que mi abuelo fue fusilado en 1936 por los golpistas. Mi bisabuela también se ganó la vida bordando…. Pero en mi familia siempre se nos enseño a trabajar y también se nos inculcó la responsabilidad d estudiar y d ser libres a través del trabajo, la lectura, d la independencia económica. Me gusta coser. Y no se me da mal. No me.gano la vida con ello. Porque mis antepasados se empeñaron en que estudiara. Y yo se lo agradezco. Como les agradezco que me enseñaran a ser libre, a pensar por mi misma. Y no me olvido sino que transmito a mis hijas sus enseñanzas. Muchas gracias por estos hilos.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *