Imagos, Ninfas y Pupas

Capturadepantalla2016-01-14alas17.36.56
  • WhatsApp
  • “Los escarabajos viven juntos unos pocos meses, vuelan en los crepúsculos y en las noches de junio y julio, y chupan los jugos que rezuman de los árboles”. El Oryctes nasicornis, escarabajo rinoceronte europeo, es una especie de coleóptero escarabeido de la Familia Dynastidae que me ha robado el corazón estos días entretenida con Insectos, una de las Guías de la Naturaleza, de  Everest. Que un bicho de nombre tan rudo, sea poético en su comportamiento es algo para compartir. Encontré la guía como todo en la vida, sin buscarla. Iba por un libro de regalo, y se me apareció ahí, rebuscando en las estanterías: flaquita, plastificada, apenas nueve centímetros de ancha y medio palmo de alta. Un euro, valía (para que digan luego que leer es caro). Hay auténticas joyas encuadernadas por los estantes de las librerías, sólo hay que pasar un poquito más allá del ‘prime-time’ de los títulos-más-vendidos para encontrarlas. Una vez conseguido mitesoro, empezó el ritual: abrirlo por una página al azar (aunque preferiría abrirlo al azahar) y leer lo primero que aparezca para sacar moraleja a mi conveniencia. No profesar credo conlleva actos así, y la zozobra vital (llámalo zozobra, llámalo espiritualidad, llámalo entra-en-contacto-contigo-mismo-si-te-atreves) te la tienes que ventilar en forma de libro abierto, o bien mirando hacia arriba buscando el recorte de los edificios en el cielo y dejándote llevar por la forma, o hincándote de rodillas al Dios Café con más entrega que nunca... Hay días que envidias lo mascadito que lo tienen los creyentes, todo pautado y reglado.
    Estábamos con la poesía del Escarabajo Rinoceronte y la Guía de Insectos de Everest de un euro que me he leído enterita como si fuese un best-seller y que tanto me ha enseñado. Quisiera hablarte también del Pececillo de Plata, un termófilo fascinante (aguanta hasta 45º) que habita por todo el mundo y que se alimenta de sustancias dulces, y por eso le han puesto Lepisma Saccharin de nombre científico (la lógica entomológica es brutal). Me encontré con esto: “Su forma de aparearse se ha conocido hace poco debido a su vida nocturna. El macho deposita un saco seminal en el suelo, bajo una telaraña apoyada oblicuamente en una pared. La hembra se desliza por debajo de esa telaraña, encuentra el paquete seminal, lo palpa con el abdomen y lo introduce en la abertura genital”. Lo de la telaraña en oblicuo me cautivó, y eso de que su desove dependa de una telaraña en oblicuo... ¿Cómo lo harán?... ¿Cómo se organizarán?... ¿Negociarán con las arañas o les ocuparan la tela?... Teniendo en cuenta que la Guía es del 96, y que el bichito sigue vivo y provocando hasta plagas, algo tiene que estar haciendo bien. Hay sólo 72 especies descritas en esta Guía de los casi un millón de especies existentes, y las que quedan por catalogar (se habla de millones también). Los insectos representan el 90 % de las formas de vida del planeta, y aún hoy siguen apareciendo especies nuevas. Cómo seríamos, si en el Renacimiento se hubiese vuelto la mirada hacia los insectos, en lugar de hacia Pericles, es una línea argumental que no se me va de la cabeza... Esa habilidad de la efímera (Ephemeroptera, de los más antiguos que existe en la actualidad), que pone los huevos al vuelo rozando la superficie del agua, o la resiliencia del escarabajo de la patata, al que tanto cuesta combatir. O la exquisita elegancia del escarabajo ajedrezado con ese caparazón rojo y negro brillante que ni Dior... 
    Por no hablar de la nomenclatura entomológica: imago (parece una App de Apple: iMago), ninfa, pupa, omatidio, prototórax, corazón tubular... No hay página que no tenga un palabro suculento. Casi al final de la Guía leo qué es la metamorfosis completa y la metamorfosis incompleta. Resulta que, en la metamorfosis incompleta, los insectos experimentan tres etapas; huevo, ninfa e imago (insecto adulto y sexuado). Aquí, la ninfa será siempre parecida al adulto y siempre se asemejará a él por muchas veces que mude su exoesqueleto al variar de tamaño. Digamos que hay crecimiento, pero no hay transformación. En la metamorfosis completa hay cuatro fases: huevo, larva, pupa e imago. Es en la etapa de ‘pupa’ cuando sucede lo extraordinario, el cambio a algo diferente, único, complejo, capaz y bello. El imago aquí no se parece a nadie excepto a él mismo, y aparece convertido en adulto capaz de buscarse la vida. Aquí es cuando me alegro de haber vuelto la mirada hacia los insectos, aunque sea por una vez. Algunos de los que habitan el Congreso de los Diputados en esta legislatura aún no se han dado cuenta de que, mientras ellos hacían su ninfosis política a espaldas de la sociedad, la sociedad ha sufrido una metamorfosis completa. Todavía muchos no reconocen a este nuevo imago surgido de las pasadas elecciones (pupa). Lo ven, pero no lo reconocen. Pues que se den prisa, que el día menos pensado desplegamos las alas como las mariposa y echamos a volar. O volvemos a las librerías a buscar más libros, que no sé que les dará más miedo.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *