Soy un buñuelo

stophomofobia
  • WhatsApp
  •  

    Cuando mi amiga Chelo me contó hace años el chiste del buñuelo, no imaginé que acabaría convertido en toda una filosofía cómplice de vida y amistad. A menudo, sólo con decir “soy un buñuelo”, ya no hace falta añadir nada más porque nos lo hemos dicho todo. Había una vez un buñuelo que escaló una montaña muy alta, una vez llegó la cima, miró hacia abajo, y dijo: “¿Y yo, qué hago aquí, si soy un buñuelo”... Parece simple, ¿verdad?... Pues, ojo, no lo subestimes, que una vez lo asimilas en toda su magnitud, se te agarra fuerte y va soltando su ‘enseñanza’ cuando menos te lo esperas (y más lo necesitas). Ser un buñuelo te sirve, además, para formar parte de una ámplia comunidad de seres pensantes que tienen por costumbre cuestionar y sobrevolar las situaciones más incómodas con un poco menos de peso en las alas. A mí me sucedió esta semana, sin ir más lejos... Iba tan feliz tuiteando curiosidades de las Fallas, cuando me quedé atrapada entre dos calles cortadas por la Ofrenda, y con los tímpanos atronados por el tema de una banda de música de las más de 300 que deberían andar por la ciudad en ese momento interpretando Paquito el Chocolatero, El Fallero, Campanera, Amparito Roca, Pérez Barcelo, El tío Ramón, La manta al coll...
     
    Hace muchos años que no hacía una inmersión tan intensa en las Fallas, quizás por eso me pilló por sorpresa escuchar tocar y cantar: “Maricón, el que no bote... Maricón, el que no bote... Maricón, el que no bote... Maricón, el que no bote”, con sus correspondientes saltos y risotadas del público jaleándolo. Créeme que tuve que respirar hondo para no saltar la valla, abalanzarme por encima del fliscorno, y ponerme a gritar como la niña del exorcista que parasen de tocar inmediatamente. Se me subió la indignación a la garganta como una yedra asfixiante que me impedía chillar y todo lo que fui capaz de hacer fue quedarme quieta y pensar “soy un buñuelo”... El alivio fue inmediato, me permitió tomar distancia y soportar toda la canción mientras hacía una serie de cálculos mentales sobre la posible repercusión del asunto. Si hay censadas 385 comisones falleras según la Junta Central Fallera, con sus correspondientes 385 bandas de música interpretando por lo menos una vez al día dicha canción por la calle, y en los casales. Si hablamos de más de 60.000 falleros escuchando este tema, más la cantidad de gente que ocupa las ciudad durante los numerosos actos de las Fallas... No sé a ti, a mí me da vértigo el elevado número de personas que pueden estar interiorizando esa música, o ‘normalizándola’, que es peor. Vértigo porque muchas de esas personas son niños y niñas que escuchan, bailan y tararean la canción con la misma inocencia, e indefensión, que si fuesen Los pajaritos... 
     
    ¿Qué pasaría si en lugar de “maricón”, se dijese “sudaca el que no bote”, o “nazi”, “terrorista”, “gitano”, “golpista”, o el terrible “subnormal”?... ¿Se cantaría con la misma mezcla de insconsciencia, alegría, e impunidad, o se buscaría otra letra menos lesiva?... Es muy desalentador que no se considere delictivo atacar la dignidad de tantos seres humanos y que puedan ser objeto de escarnio con esa facilidad. Antes de ponerme a escribir he hecho un Google por curiosidad y he visto que en 2009 ya se había pedido la supresión de este tema musical desde algunos colectivos, lo que no ha prosperado de ninguna manera. Repasando las noticias relacionadas, me llama la atención los comentarios que las acompañan: son descorazonadores. Cierto que el anonimato provoca impundad al opinar, pero hay algunos realmente lacerantes. La pregunta es por qué la homofobia no está penada como lo está la apología del terrorismo, del nazismo, o el racismo. ¿Por qué?... A lo mejor, que fuese delito, ahorraría a muchos músicos pasar el trago de tocar una música que ataca de manera gratuita a tantas personas. Estoy convencida de que puede haber otra forma de aunar fiesta y respeto.
     

    La homofobia en la escuela, por Rosa Montero

    Homofobia en el patio

    Falta de contundencia ante actitudes homófobas

    12 responses to “Soy un buñuelo

    1. Querida Fani, la antología del disparate musical es de proporciones bíblicas. Me viene a la cabeza sin mucho pensar otra "tonadilla": "Tírate de la moto/ de la moto tírateeeee… / Tírate a la rubiaaaa, y a la morena tambiéeeeeeen…"
      Hay más. Educación, educación, educación…
      Besos miles 😉

    2. Hola Fani! Vaya por delante que me encanta tu blog, y que leo con interés cada post que publicas.

      Sin embargo, esta vez, creo que en tu artículo vas demasiado mejor o, como se suele decir en mi pueblo "has filat molt prim".

      Es cierto que la canción es ofensiva y de mal gusto. Seguramente pertenece a otra época, a otro momento. Yo soy fallero durante muchos años y también es cierto que por aquí hace tiempo que no se escucha (Soy de Alzira) Pero no tenemos que olvidar que las charangas suelen tocar canciones que contienen tintes picantes, ofensivos o incluso insultantes, pero no deben sacarse fuera de contexto; forman parte de la ironía y burla de estos días, algo parecido a las letras de las chirigotas, por ejemplo.

      Aunque puede que en el fondo tengas razón en lo que dices, creo que quizás hayas exagerado. Pero sólo es una opinión, eh? nada más. Un saludo!

      1. Querido Bernat. Yo como residente en valencia no fallero, si que le veo importancia al dichoso estribillo. Yo como "maricon" que soy me ofende mucho escuchar eso. De la misma manera que respeto las verbenas por la noche hasta las tantas, que corten calles etc etc me veo con el derecho de reprochar y pedir que se dejasen de cantar tan ofensivos estribillos

    3. Doncs Fani: encara a risc de buscar-me problemes, jo sí que me'n vaig de cara a la banda i, tot lo educadament de què sóc capaç, els faig la reflexió que tú fas ací (mooolt resumida, això si).
      Ho vaig fer amb la xaranga de Campanar que contractaren a l'institut del meu fill quan l'intercanvi amb uns estudiants de Suècia i ho he mantingut (ho hem mantingut) a la Falla Arrancapins amb cadascuna de les bandes o xarangues que contractem. Si volen cobrar ja saben què no s'ha de tocar. Així d'expeditiu.

    4. En la meua falla ja no recordedesee quan no es toca, de totes maneres no pots dir que per escoltar esa canço un xiquet va a se homofob perque l' escoltat des de molt xicoteta i rez de res reina i ho sent molt però pot ser que estés equivocada. En desfile de l' ofrena esta prohibit eixa clase devmusica.A lo millor has volgut decorar un poquet elbarticle reina.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *