Millasiana

  • WhatsApp
  • Durante años he mantenido una fe ciega en que los neurocientíficos descifrarían el mecanismo del córtex y descubrirían el lugar donde se alojan las creencias. Y que las erradicarían y sustituirían por raciocinio. Todo este tiempo he estado rezado en el único lugar de culto posible: la sinapsis neuronal; pero pasan los días y no veo la luz. Y me noto que flaqueo... La verdad es que arrastro una crisis de fe neurocientífica que no se la deseo a nadie. No me encuentro bien, estoy coqueteando con el vacío espiritual y empiezo a envidiar la fe del prójimo. El otro día, al leer que el Ministro del Interior había pedido al Papa que rezara por nuestro país, sentí hasta rabia... ¿Ves, tú?, ese sí que sabe dónde ir a pedir, me dije. Y ya la puntilla me la ha dado Mariló Montero esta semana al mostrar en directo su inquebrantable fe en la existencia de órganos asesinos y la pasión con que ha defendido su doctrina. Mi problema es si lejos de la ciencia encontraré solaz a mis cuitas (me fascina la palabra ‘cuitas’, siempre he querido usarla pero no encontraba contexto). Verme en riesgo de exclusión religiosa en este momento de máximo catolicismo institucional me da reparo, y ser atea se me hace una montaña. En medio de la debacle espiritual he acudido al dios Google que me ha guiado a la página Web del Observatorio del Pluralismo Religioso en España. Y me he quedado loca con lo bien organizado que tiene el Ministerio de Justicia el ‘mundo fe’. Clic-clic y ves todas las religiones profesadas en esta grande y libre España. A poco que tengas interés, sales de la Web con un credo que te encarrila de nuevo.
    Católicos, judíos, musulmanes, evangélicos, mormones, testigos de Jehová, budistas, ortodoxos, adventistas, religiones afroamericanas (candombe, ubanda, vudú, santería), anglicanos, Iglesia de Filadelfia, Asamblea de Dios, baha’istas, bautistas, calvinistas, carismáticos, cienciólogos, chiíes, Hare Krisna, luteranos, independientes, metodistas, pentecostales, universalistas... Junto a los católicos, que lo traen de serie, sólo las siete primeras tienen reconocido el Notorio Arraigo, un estatus jurídico que cualquier tradición religiosa puede solicitar del gobierno español demostrando su presencia histórica en el país, que cuenta con suficiente representatividad social, y que tiene un grado de difusión importante en número de fieles. La verdad es que después de tanto clic-clic por las diferentes opciones, y hasta que la neurociencia revise el concepto de realidad, he decidido hacerme “millasiana”. No, no de la persona de Juan José Millás; que jamás aceptaría convertirse en objeto de culto, sino de su escritura, que me conforta, guía, y alimenta el alma sin adoctrinarla. Es una escritura que aúna literatura y periodismo junto a un buen puñado de verdades, que es bastante más de lo que ofrecen otros. ¿Te animas?
     

    11 responses to “Millasiana

    1. Todos los lunes vengo al trabajo casi con una sonrisa de alegría y agradecimiento por tener un trabajo remunerado, privilegio donde los haya hoy en día, y por la emoción de leer el artículo que cada viernes publica el Fémur…ó Eva (Ave, pájaro, alma, sutileza)
      Que cosas estas de la vejez… un hombre hecho y deshecho, renegado de todas las religiones, filosofías, ciencias y artes (el de curar, el de la guerra, el de la política, la palabra, la escritura, etc.) se inclina casi con veneración ante unas palabras frescas, sencillas y sinceras a veces hasta la ingenuidad.
      Como Nietzche, todos flaqueamos, incluso lo que nunca fuimos fuertes en nada, pues sólo pueden flaquear los que están fuertes, los que están bien rollizos a base de creencias, esperanzas, seguridades, promesas y demás venenos y remedios. Todos los venenos son blancos como la leche.
      El caso es que hoy no he podido aguantar hasta el lunes, y he abierto el Fémur y allí estaba el artículo de la semana. He tenido mi momento de gloria, pero luego me he sentido algo extraño. ¿Que había en este artículo que no había o no percibía en los anteriores. Sin duda algo familiar…, uno percibe solamente aquello que re-conoce. No importa como se llame, una enfermedad que no ha sido diagnosticada tiene muchas probabilidades de curarse, y el enfermo que es lo que nos interesa se salva y vive si no llega a caer en manos del médico y sus patrocinadores interesadamente solidarios (bomberos pirómanos).
      No hace falta ser neurocientífico para saber donde se alojan las creencias, basta con ser un médico renegado, perseguido y paranoico… ya se sabe los locos y los niños… Se sedimentan en las neuronas de la corteza situada en el área paralímbica precentral, no importa el nombre, importa lo que representa, esta es la localización del corazón en el cerebro, se afecta cuando el sujeto sufre un conflicto de territorio o de naturaleza sexual, pues esta justo al lado del área de representación de las glándulas sexuales ( esto no sólo esta considerado como a-científico sino como anti-científico, y es “ilegal” pensar así), y claro cuando se ve amenazada no esta vida, sino la otra, no este infierno, sino el paraíso, no tu mujer o tu hombre, padre, madre, hijo, hija, hermana o amigo, sino el representante ideal de todos ellos y ellas… se produce una reacción encaminada a asegurar la supervivencia de todo el sistema (de creencias), que si es excesiva nos provocará un infarto de miocardio y perderemos esta vida y todas las cre-encias y sus cre-acciones, los sistemas, los –ismos (cristianismo, capitalismo, evolucionismo, positivismo etc) y se hará visible nuestra condición de muerte sub-clínica en la que vivimos habitualmente. Si uno sobrevive a tan terrible enfermedad o crisis que es un término más acuñado por el uso, se convierte en un verdadero crey/ante (que contradicción, verdad y creencia), un anti-sistema_ s, un niño con un corazón nuevo no transplantado ni separado de la realidad, su legítimo dueño.
      Gracias por tus palabras, tus “cuitas”, tu corazón y tú música, un corazón que ama así no necesita tener un alma, la transmite a todo lo que toca, dice y hace.

      1. Bueno, Javier…. Me dejas sin palabras…. Muchísimas gracias por un comentario tan exquisito, generoso y enriquecedor. Con tu permiso, lo pongo en el Tweet Line, las cosas buenas hay que compartirlas y no quiero disfrutar sóla de este regalo.

        GRACIAS :-)))) Un beso.

    2. Este espacio tan etéreo e impalpable, lleno de personas con las que vale la pena compartir vivencias, es uno de los motivos que tenemos psra percibir que, otro mundo es posible. Gracias Fani, a tí y a los que te leen, te siguen y comentan sentimientos con los que nos sentimos identificados

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *