Leer es de valientes

Leer es de valientes
  • WhatsApp
  • Los lectores de tabaquería se dedicaban a leer a los torcedores de tabaco en voz alta mientras trabajaban en las tabaqueras de Cuba. Subidos a una tarima con una silla, leían El Conde de Montecristo, El Quijote, las noticias del día o cualquiera otra información o conocimiento que considerasen interesante transmitir a quienes no podían pasar las hojas de los libros porque estaban ‘pasando’ las hojas del tabaco. Los lectores de las tabaqueras estaban tan informados como cualquier periodista y así lo estaban igualmente los trabajadores, un hecho que provocó la prohibición de la lectura en algún momento de la historia ya que los trabajadores de las tabaqueras comenzaron a manifestar los síntomas de las personas leídas: un pensamiento crítico. “La figura del lector de tabaquería fue un componente importante en la consolidación de la clase obrera cubana y de la promoción de la cultura nacional”, leo textual en este extenso texto sobre el tema que puedes leer aquí. No sé qué le pasa al poder, es atisbar un pensamiento crítico y entrarle un deseo irrefrenable de neutralizarlo, paliarlo, cortarlo de raíz, o qué sé yo. Cualquier cosa menos que se moleste Don Sistema Establecido. Es ese precisamente uno de los mayores riesgos de leer: que aprendes a pensar. Pensar es un verbo tremendo. Es irreversible, incontrolable, indómito, impredecible, incluso... Una vez aprendido, despensar resulta imposible. Como descrecer. Sencillamente no se puede. Afortunadamente, a día de hoy, los lectores de tabaquería, un bello oficio que data del 1865, siguen ejerciendo su profesión y ya hay lectoras incorporadas a la tarea de difusión de la lectura.

    En Valencia no tenemos lectores de tabaquería, pero tenemos desde hace unos meses algo realmente extraordinario: La Embajada de la Lectura (L’Ambaixada de la Lectura). El proyecto, según explica su Web, “nació en Inglaterra en 1998 para dotar de prestigio y reconocimiento público a aquellas personas que trabajan alrededor de la escritura y la ilustración y que queremos sean consideradas un referente dentro de nuestra sociedad”. Un propuesta que nace en Valencia con la ilusión de aumentar el número de lectores acercando la lectura a lugares dónde no siempre está presente. No podíamos haber encontrado mejor embajadora que la artista plástica y escritora Anna Moner, una mujer de prosa majestuosa que estoy segura sería el deleite de los lectores en las fábricas de tabaco, si conocieran sus historias. Anna Moner será la representante de las letras valencianas en todos los medios y lo hará con el loable objetivo de “difundir la lectura y el libro” y situarlos en los “espacios de máxima audiencia”. Me parece una apuesta excelente, hace tiempo que, quienes nos dedicamos al fomento de la lectura, pedimos más presencia del libro como un ‘bien de consumo’ y que sea promocionado como merece (yo lo elevaría directamente a la categoría de ‘objeto de deseo’ como una de esas joyas que tan bien publicitan). Como lectora, me resulta extremadamente placentero saber que existe una “Embajadora de la Lectura” mimando mis intereses. Como escritora, me perece necesario contar con un respaldo tan importante. Es el primer año y sólo me queda por pedir a la Diosa Seshat que sea una Institución que haya venido para quedarse.

    Del éxito de esta Embajada de la Lectura depende también la buena marcha de otro sector dedicado en cuerpo y alma a los libros: Las librerías. Las librerías son espacios de encuentro, de búsqueda, son los gimnasios del pensamiento, los lugares a dónde ir a muscular la neurona. Son sitios donde dejarte seducir por las propuestas de los libreros de cabecera que siempre te ‘dan de leer’ y de donde sales con las carencias lectoras satisfechas, como contamos en el Fémur Dame de Leer, de hace un par de meses. Quiero reivindicar las librerías como lugares que visitar en ciudades y pueblos, como lugares a los que ir. Y lo hago en un momento en el ya existen personas que no han pisado una librería en su vida porque están creciendo junto al gigante con nombre de selva que les envía los libros a casa empaquetados al día siguiente de haber hecho clic... No es lo mismo elegir un libro en una pantalla digital que pasearte por la librería acariciando lomos y abriendo éste o ese. O leer aquella primera frase mientras admiras las guardas de aquel de tapas duras que asoma por allí y que te está diciendo ven, ven, y que anotas mentalmente para tu cumpleaños porque se te va de presupuesto hoy, que ya llevas tres de bolsillo en el regazo... No, esas cosas no suceden on-line. Suceden únicamente in-live, como la lectura en voz alta, como la escucha activa, como la r... Oye, ahora que lo pienso, ¿no podríamos abrir otra embajada para las librerías?... Voy a aprovechar que esta semana ha cumplido 40 años el Gremi de Llibrers de Valencia y se lo voy a proponer a la Junta Directiva. De momento, mando un ABRAZO enorme a lxs librerxs que durante esos 40 años me han dado tanto ‘de leer’. Gracias por subir la persiana cada mañana y seguir llenando vuestros escaparates de libros, en tan dura competencia con los miles de escaparates de moda, chucherías varias y tecnologías punta. Gracias por seguir haciendo la Feria del Libro y llenarnos las primaveras de lecturas y felicidad. Y por la Plaça del Llibre en otoño. Y por acoger y mimar a los escritores y escritoras cuando vamos a presentar nuestro trabajo. Y gracias, sobre todo, por seguir apostando por algo tan noble como la palabra escrita. Per molts anys ;-)

     

    6 responses to “Leer es de valientes

    1. Precioso Fémur!!! Desde la Junta del Gremi de Llibrers y en el mío propio toda nuestra gratitud. Anotamos tu sugerencia y esperamos seguir viéndote muchos años en nuestras librerías, tanto como clienta especial como autora.

    2. Soy desde hace años “miembra activa” de la resistencia: resistente a abandonar el hábito de lectura,resistente a cambiarlo por la impresión digital,resistente a dejar de visitar mis templos de culto que son las librerías,especialmente cuando más estresante se me pone la vida,porque son lugares donde,paseando la mano por los tomos de los libros,me siento bien. Gracias Fani por este maravilloso Fémur.
      Pd: me ha encantado la historia de los lectores de tabaquería y me encanta la idea de una Embajada de Lectura! ❤️❤️❤️

    3. Precioso Fani, muchas gracias. Como tantas otras cosas, elegir un libro in-live es un inmenso placer al que no deberíamos renunciar tan alegremente. Viva la vida IN-lIVE y la lectura, las dos nos hacen MAS LIBRES. Bss

    4. Com sempre Fani cuidant als lectors , oferint històries tan boniques com la de les lectores de les tabaqueries , possant en valor el treball de les llibreries i recordant-nos la importància de pensar , reflexionar i Llegir Llegir Llegir.Gracies.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *