La Ley de la Gota de Aceite

La Ley de la Gota de Aceite en El Fémur de Eva de Fani Grande.
  • WhatsApp
  • La parte entrañable de un Trancazo de Narices es la sensación corporal de alejamiento de la rabiosa realidad y lo poco que puede llegar a importante esa certeza. Es como si la piel que te circunda se despegase unos milímetros de la urgencia esa del hacer-hacer-hacer, llegar-llegar-llegar y te dieses cuenta de que todo lo que iba rápido, comienza a suceder a un ritmo bastaaaaaante maaaaás pa-u-sa-d-o... Y que las prioridades cambian y que aquello tan urgente ha quedado por obra y gracia del Dios Moco fuera del perímetro de mil kleenex hechos gurruñitos delimitando tu nueva zona de confort. Y entonces, en esa extrañeza, en ese asombro repentino del bienestar psíquico frente al derrumbe físico (paracetamol, antihistamínicos, inhaladores, humifidicadores de romero...) es cuando te das cuenta de que los milímetros que han quedado entre tú y la realidad son gloria bendita para tu cerebro arado... Y te viene a la cabeza la escena de la película sobre la filósofa Hannah Arendt, tumbada en el sofá de su casa mirando el techo, viendo izarse las volutas del humo de su cigarro mientras filosofaba, y te invade una sensación de legitimidad para hacer lo mismo ‘que-lo-flipas’. No fumas porque sabes que el golpe de tos pondría fin al momento idílico y porque hace 25 años que lo dejaste, pero replicas el resto de la escena por completo.
     
    Tú, el sofá, el techo, el vapor del aceite de romero dibujando volutas de humo a tu lado y el placentero recuerdo de la filósofa tumbada mientras su cerebro hacía las conexiones necesarias para elaborar sus teorías. “Necesito pensar”, decía Hannah Arendt, despegándose también unos milímetros de su rabiosa realidad. Y tú, en tu globo gripal, emulas por completo ese estado filosofal y te acuerdas de aquella Ley de la Gota de Aceite que tenías pendiente de desarrollar y que está archivada en la carpeta: “Melonadas”, esperando un hueco mental. Junto al escalofrío de la fiebre te recorre el estremecimiento de adentrarte en una nueva elucubración sobre dos gotas de aceite de oliva que no sabes a dónde te va a llevar... ¿Como puede ser que una misma gota de aceite actúe de manera distinta en un vaso de agua o en un papel blanco?... ¿Cómo puede permanecer sin perder su forma, flotando redondita y brillante en el líquido transparente, sin contaminarse del entorno, inconexa del todo y hasta moviéndose ligeramente por la superficie?... Y, a la vez vas observando a la otra gota del papel, extendiéndose poco a poco, cambiando de forma lentamente, cada vez menos gota y cada vez más mancha en la superficie, diluida, expandida, perdida su forma y contaminando el medio con su presencia.
     

     

    Dos gotas iguales con finales distintos e interpretaciones diferentes... Esta semana, el Obispo Cañizares ha afirmado que gays y feministas somos El Mal, y luego el Presidente de la CEOE sostuvo sin pestañear que el trabajo “fijo y seguro” es un “concepto del siglo XIX”... Dependiendo en qué tipo de sociedad caigan estas dos ‘gotas’, se quedará en eso, en una gota suspendida o en una mancha que calará en ella, provocando una mancha de homofobia, machismo y desigualdad laboral.
     
     

    5 responses to “La Ley de la Gota de Aceite

    1. Mejor expresado imposible,, asi estamos en España retrocediendo en el tiempo y espacio- Estamos en una Época de Decadencia, donde nos quieren sepultar, pero no lo vamos a tolerar si somos listos y sabemos a quien vamos a elegir para el próximo gobiernos,, yo lo se, ¿Y tu ?

    2. Precioso articulo, tanto por tu detallada explicación de un buen, memorable y elegante trancazo como por la comparación de las gotas de aceite en distintos medios. A mi me da la impresión de que Einstein no se refería a esto lo de la teoría de la relatividad y del espacio tiempo… pero soy de letras, que se le va a hacer…

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *