El Wertdievo

  • WhatsApp
  • Al principio Dios creó el cielo y la tierra. Y los océanos, claro. Y todos los bichitos. Incluido el hombre. Y vio que era bueno. Pero no suficiente. Entonces creó la Conferencia Episcopal. Y vio que era mejor. Pero no del todo suficiente. Entonces, de una costilla de Rouco Varela, apareció el ministro Wert, que se convirtió en el brazo político de los obispos españoles. Aún así, faltaba algo. ¿Coyuntura política más favorable acaso?... Cogió a Rajoy, que había sido creado en el mioceno democrático a partir de un fósil de Rodrigo Rato (cada cual se reproduce en política como puede), que acababa de ganar las presidenciales. Lo sentó delante de un guindo, le pegó fuego (al guindo) y en las cenizas le dejó escrito con un caliqueño: “Me gusta cuando callas porque estás Presidente”. Y así fue como, gracias a ese silencio presidencial que ya roza la leyenda, los obispos españoles, sin mover la mitra de los despachos (qué tiempos cuando las paseaban por las calles en nombre de la cristiandad), están recolocando sus cosas como Dios manda y cercenando el poquito de por favor de separación iglesia-escuela conseguido en los últimos años. Finalizada esta génesis, Rouco Varela anunció en Abril de este año un plan para evangelizar España. Y en Octubre, Wert revelaba su proyecto estrella de "españolizar" a los niños catalanes. Finalmente ha sido este mes de diciembre cuando evangelización y "españolización" se han unido en comunión y nos han dado como resultado una hostia en forma de anteproyecto de ley orgánica para la Mejora de la Calidad Educativa que, de ser aprobado tal cual, dará inicio al Wertdievo.
    Wertdievo: dícese del periodo histórico en el que, pudiendo estar a la altura de la realidad y seguir hacia adelante en la construcción de un alumnado mas libre y con derechos, se opta por mirar hacía épocas más afines al medievo. Con unos estatutos fundacionales dignos de FAES, el Wertdievo puede ser una época marcada por la crispación, la chulería, y la poca predisposición al cambio, negociación o diálogo entre el Ministro de Educación y los agentes de la comunidad educativa. Un tiempo dogmático en el que se pasarán por el forro arzobispal el principio constitucional de aconfesionalidad del estado (Art. 16.3). Una época que recordaremos rara quienes tenemos la suerte de hablar otra lengua además del castellano porque, de repente, parece que tengamos que defender lo que ya teníamos ganado; y no entendemos a qué santo esto, ahora... Ha conseguido Wert algo realmente extraordinario en poquísimo tiempo: la animadversión general hacía su persona. Me recuerda a esos profesores que alardean de suspender mucho y de la antipatía que eso provoca en sus alumnos. No se dan cuenta de que, quizás, el problema sean ellos. Pues eso.... Muuuuu!

    17 responses to “El Wertdievo

    1. Mientras nos distraemos con Wert, los pensionistas tienen cada vez menos dinero para pagar por su medicación… (y siguen los deshaucios, los recortes, etc.)

      Hay que reconocer, que el Gobierno tiene talento para crear cortinas de humo…

    2. Aún recuerdo cuando me ponía la piel de gallina oyendo a Asfalto aquello de "Días de escuela". Mucho me temo que vamos yendo hacia el reparto de la leche en polvo y el queso americano en el recreo y la formación frente a ciertos retratos. Gracias Sr. Wert!

      1. "Bien abrigado llegaba al colegio,
        1960 hace poco tiempo.
        Formados frente a una cruz
        y a ciertos retratos
        ente bostezo y bostezo,
        gloriosos himnos pesados.
        Despertamos en pupitres de dos en dos,
        aún recuerdo el estrecho bigote de Don Ramón,
        y la estufa de carbón frente al profesor,
        la dichosa estufa que no calienta ni a Dios…"

        Gracias por la visita :-)))

    3. Volvemos al tiempo en que los ricos estudiaban y los demás hacían lo que podían. Después de haberles contado a mis hijos que se esforzaran para poder estudiar lo que ellos quisieran, ahora les tengo que contar otro cuento diferente. Les tengo que decir que da igual lo que se esfuercen porque nos han vetado la entrada a la Universidad. Antes que todo eso les tengo que contar que como en casa no rezamos, su patio es más cutre que el de los niños que van a misa y estudian el catecismo. Esos tienen un patio muy chulo con canastas de baloncestoy porterías de fútbol que pagamos entre todos .Ellos que se conformen con lo que hay, cada vez menos profesores, más niños por aula, menos atención a la diversidad… En fin, parece que en esto la transición tampoco ha tenido unos resultados muy modélicos. ¿Hasta cuando?

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *