El Voxon de Higgs

FlammarionWoodcut
  • WhatsApp
  • “No obstante, hay motivos de sobra para suponer que la parte del universo que no está al alcance de nuestros ojos es muchos miles de millones de veces mayor que el fragmento que sí podemos ver”. 
    Stefan Klein, físico.

     

    Mi fascinación por todo lo que se gesta en el CERN (Organización Europea para la Investigación Nuclear) es directamente proporcional a mi incapacidad para entender en profundidad lo que allí sucede. Sin embargo, y ante mi falta de fe en un Ser superior que me desentrañe la realidad y consuele con el correspondiente determinismo religioso, miro al CERN en busca de aquello que no me soluciona mi SDCL (Sistema De Creencias Laicas). Apelo al CERN, en su infinita misericordia científica, cuando la realidad política se me entelaraña y, sí, lo confieso, encuentro consuelo en la ciencia; más en concreto, en la Física de Partículas, cuyo objeto de estudio aún me resulta más ignoto y revelador. La Física de Partículas es mi fuente, que digo mi fuente, es mi manantial, mi caudal, mi chorro... A la Física de Partículas llego en un estado de profunda neurudez (neurona + desnudez) y salgo siempre colmada, y con una cognición de la realidad política like the jets of gold. 

    Ya vi la luz en 2016, durante aquel apogeo democrático en el que los partidos no encontraban la manera de llegar a un acuerdo para formar gobierno tras las elecciones de diciembre de 2015. Cuando aún se encajaba el fin del bipartidismo tras la potente irrupción por la izquierda de Podemos en mayo de 2014 (Elecciones Europeas), cuando los partidos pugnaban por su cuota de poder, incapaces de llegar a algún pacto satisfactorio para sus intereses y particularidades. En aquel entonces giré mis ojos, los dos, a Ginebra, y pude descifrar lo que sucedía gracias al Gran Colisionador de Hadrones, más conocido como: LHC. Este acelerador de partículas, el mas grande construido hasta el momento, es una instrumento que acelera protones a energías elevadísimas para hacerlos colisionar entre ellos. Es un prodigio de la ciencia, y opera dedicado en cuerpo y cable a buscar el origen de la materia ordinaria. En esa materia ordinaria es donde entra en escena el Boson de Higgs, un tipo de partícula elemental que juega un papel crucial en el mecanismo por el que se origina la masa del universo. El LHC puede ayudar a encontrar respuestas a las grandes preguntas de la humanidad: ¿Por qué existimos?... ¿Cómo hemos llegado hasta aquí?... ¿Y por qué todo está tan malamente tratrá?... 

    Toda aquella epifanía de 2016 la compartí en “El Gran Colisionador de Particularidades” , y no me digas, si fue porque lo leyó quien tuvo que leerlo, o qué, pero, se convocaron elecciones generales a los pocos meses. Pues bien, la realidad política se me ha vuelto a entelarañar. Me estaba resultando complejo comprender lo sucedido desde el domingo, 2 de diciembre, cuando Andalucía vivió lo que todos titularon como: “Una histórica jornada electoral tras casi cuarenta años de gobierno del PSOE”. El mismo día en que la derecha, formada por PP, Ciudadanos y Vox, sumó 59 escaños, con cuatro de sobra para alcanzar la mayoría absoluta. El día en el que el PSOE obtuvo 33 escaños y Podemos 17. Sí que entiendo lo básico: que las personas votan, que luego se hace un recuento y que, al poco, empiezan los estertores democráticos de unos y otras hasta acordar el reparto institucional entre los diferentes partidos. Eso lo entiendo. La perplejez es por la voxotización de la realidad desde entonces. De un día para otro, todas las frases empiezan o acababan en o con ‘vox’, algo que nos habían presentado como ‘anecdótico’ en los medios, cobra ahora una relevancia tremenda. Es esta voxotización de la realidad la que no acabo de asimilar, y siento que todavía no acabamos de entender qué pasa para que pase lo que está pasando. 

    ¿Te acuerdas cuando el terremoto de Japón en 2011 movió el eje de la Tierra hasta reducir la longitud del día unos 1,8 milisegundos?... Pues la primera consecuencia de la voxotización tras las elecciones andaluzas ha supuesto el movimiento del eje político, y derecha e izquierda ya no son lo que eran antes del 2 de diciembre. Como te lo digo. Lo explicó Isabel Díaz Ayuso, vicesecretaria de comunicación del PP, esta semana. ”Ciudadanos es centro-izquierda moderado, el Partido Popular es centro-derecha y VOX es derecha, pero no extrema”. Y dejó lo poco de izquierda libre, pero ya en el último extremo, para el PSOE y Podemos. Y, de repente, el relato cambió, y todo cobró sentido en este nuevo escenario político: han encontrado la partícula elemental que juega un papel fundamental en el mecanismo por el que se ha formado Gobierno en Andalucia y en España, según este nuevo relato: el Voxon. 

    He vuelto a Ginebra en busca de consuelo. De piedring me he quedado al saber que el pasado lunes 3 de diciembre, por la mañana, justo el día después de las elecciones Andaluzas, el CERN apagó el Gran Colisionador de Hadrones, mi venerado LHC... Dicen que paran durante dos años para someterlo a importantes trabajos de renovación y mejora. Dicen eso, pero yo no me lo creo. Otras fuentes consultadas me cuentan que chapan porque, tras años de investigación sobre el Boson de Higgs, se han dado cuenta de que este nuevo boson les ofrecía mejores e infinitas posibilidades y, todas, bastante más explosivas que los protones que tenían chocando a velocidad ultraestelares en Suiza. Y, ya, lo último que me ha llegado justo antes de publicar este Fémur, es que están desmontando pieza a pieza, tubo a tubo, y cable a cable, el LHC, y que lo están trasladando al Parlamento Andaluz. ¿Te acuerdas cuándo trocearon a serrucho el templo de Abu Simbel y lo trasladaron bloque a bloque lejos de la presa de Asuán?... Pues igual. Y, ya, la repering es que, en lugar de acelerar protones, dicen que van a poner a correr caballos para que... Que yo lo entiendo, las criaturas científicas han de explorar nuevos campos de investigación. Lo que no acabo de entender es, y lo digo con el máximo respeto ante las decisiones del CERN, por qué optan por caballos pudiendo elegir el burro español, mucho más patrio y digno. Una cosa te digo: No me viene bien que me falle la Física de Partículas antes del 2019... Ay, CERN, ¿por qué me has abandonado?

     

    !Feliz y violeta año nuevo!

     

     

    (Imagen de cabecera: Grabado Flammarion Public domain

    3 responses to “El Voxon de Higgs

    1. Como bien predican los que se erigen en portavoces de ese dogma católico, en el que se amparan estos protagonistas, “hay partículas que sería mejor no descubrir…”
      Un aplauso por este Fémur, y por tu calidad. ¡Eres Grande, Fani!

    2. Perro viejo el PP, utiliza a Ciudadanos para conseguir la presidencia en Andalucía y se van de rositas poniéndoles al pie de los caballos de Vox y, de paso, enfrentándoles por un quítame allá estos fachas. No veo a Ciudadanos conforme con el nuevo titulillo centroizquierdista, pero tampoco con el anterior, más derechón y bancario. Y es que el conformismo no es buen consejero.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *