Eau de Corrupt

  • WhatsApp
  • Va, voy a contar una guarrada... No, no la cuento... Va, sí, pero aviso que apesta... El tema de la basura me obsesiona. Me inquieta saber que cada día salen millones de bolsas de residuos por las puertas de las casas… De noche cierro los ojos y veo camiones repletos llegando a vertederos, ante montañas faraónicas de desperdicios, donde ya no cabe nada más. Tengo pesadillas con que los residuos tóxicos se salen por las juntas de las placas teutónicas, digo, tectónicas, como la mayonesa del bocata cuando lo aprietas para morder. Ante este panorama, sólo me consuela reciclar los residuos que genero para que los montones en los vertederos no sean tan grandes. Y aunque puede que todo vaya finalmente a parar al mismo lugar, sigo separando papel, cristal, plástico, orgánico... El otro día al irme al trabajo me llevé la bolsa del 'plástico' para tirarla al primer contenedor que me encontrase de camino. Subí al coche, la puse bien visible a los pies del asiento del copiloto (haz eso con la de 'orgánico' y adiós alfombrilla), y automáticamente me olvidé de ella al escuchar lo de la implicación valenciana en la operación 'Emperador'. Llegué al trabajo, aparqué, y salí zumbando. Y al volver y abrir la puerta del coche… ¡Ríete tu del metano de las vacas australianas comparado con lo que salía de allí dentro!… Imagina: coche al sol medio día, en una ciudad mediterránea con las ventanillas subidas, y dentro una gran bolsa llena de envases de plástico vacíos con alguna que otra adherencia tipo salmón ahumado. Esperé un rato con todo abierto y me metí en el coche con las ventanas bajadas para volver a casa (no, no había ningún contenedor cerca).
    Al principio, el hedor era insoportable, pensé que no llegaría (viva) a casa. Iba con una mano tapándome la nariz y con la otra rezando al dios de los contenedores para encontrar uno que no estuviese lleno. Un semáforo, otro, un contenedor… Ay, no, que está en la otra acera... Para mi sorpresa, noté que me acostumbraba al mal olor. Ya no me tapaba la nariz. Semáforo verde. Semáforo rojo. Otra avenida. Aún era molesto, aunque menos. Y otro contenedor justo enfrente; pero como tenía tantísimas ganas de llegar a mi casa, decidí no parar y tirarlo ya en el de mi calle. Estaba sorprendida por cómo había pasado de no soportar aquel hedor a casi no percibirlo, ¡en menos de diez minutos!... Y fue en ese preciso instante cuando comprendí de golpe la hermenéutica de la corrupción y lo que les pasa a algunos políticos cuando llegan a lugares que apestan. Entran tapándose la nariz y pensando que no aguantarán mucho tiempo el olorcillo, pero como tienen tantas ganas de alcanzar sus objetivos, se ponen rapidito en circulación ajenos al Eau de Corrupt.  “Sí, sí, olía mal cuando entré, pero, bueno, todo es hacerse, chato”... Esa noche fue una pesadilla, a las imágenes habituales de camiones hasta arriba de basura dando vueltas por vertederos, se unían las de políticos hasta arriba de corrupción dando vueltas por las instituciones democráticas. Una tuitera pedía el otro día un “parlamento malo” para transferir políticos tóxicos a organismos menos dañinos para la ciudadanía... Por favor, si cuaja la idea, que empiecen por Valencia.
     

    16 responses to “Eau de Corrupt

    1. Hola Fani:
      Acabo de descubrir tu blog a través de Twitter. Me ha gustado lo que escribes y cómo lo haces.
      Aunque la idea no es tuya, lo del parlamento malo me ha encantado.
      Un saludo desde Alicante, o sea, más de lo mismo.

    2. Pues yo diría que una trituradora de corruptos la podríamos lograr entre todos si no volviésemos a votar por estos dos partidos tradicionales, sino por uno de esos pequeños que por lo menos no huelen tan mal ya que nunca les han dejado gobernar.
      Un saludo.

    3. Ací al meu poble sempre pensant que era que havien abonat l'horta i resulta que era algún alcalde passejant-se en el seu Mercedes corrupte.

      Jo vote per deixar-los a l'horta com fem per a vore si creixen millor les taronjes…. encara que pensant-lo bé, m'agraden les taronjes tal i com eixen ara.

      Besos Fani.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *