De Infantas y batracios

  • WhatsApp
  • Babieca: Metafísico estáis.
    Rocinante: Es que no como.
    (Diálogo entre Babieca y Rocinante, Soneto (fragmento), Don Quijote de la Mancha, de Miguel de Cervantes)
    “Los he visto muy unidos en la adversidad”. Escuchas esta frase y piensas si hará referencia a alguna pareja afectada por uno de los múltiples ERE de extinción de empleo y que afrontan el futuro con hijos e hipotecas a mitad resolver. O te imaginas una familia a quien acaban de dar un mal diagnóstico sobre lo que parecía un simple dolor de cabeza que venía trillándole los parietales a uno de sus miembros. O se te ocurre pensar en alguna de las 49.000 familias desahuciadas mirando estupefactas, entre bolsas y cajas, la puerta de la que era su casa desde la calle. Piensas quizás si se referirá a la mujer afectada por una enfermedad crónica en los huesos, en huelga de hambre la pasada semana porque le habían rebajado el grado de invalidez y reducido la pensión económica que percibía. Aunque podría tratarse también de los abuelos, tios y madre de la menor supuestamente asesinada por su padre en Campillos, con quien había ido a pasar las vacaciones, ya convertida en otra víctima directa de la violencia de género. O puedes pensar en los familiares de las víctimas de la mayor tragedia de metro en España, que se reunieron ayer en Valencia como hacen el tres de cada més para pedir responsabilidades.
    No es nada de todo eso. La frase inicial hace referencia al matrimonio formado por la segunda hija del Rey de España, la Infanta Cristina, y la rana en la que se ha convertido el príncipe azul con el que se casó en 1997, Iñaki Urdangarin. Licenciada en Ciencias Políticas, Master en Relaciones Internacionales y Directora del Área Social de la Fundación La Caixa, ella. Jugador profesional de balonmano, Miembro del Comité Olímpico Español, y Consejero de Telefónica Internacional, él. Duques de Palma en la escala nobiliaria, ambos. La ‘adversidad’ que afrontan es haber sido imputados, lo que según el diccionario significa que se les atribuyen responsabilidades por hechos reprobables. Según la justicia, a él se le imputa la apropiación indebida de fondos públicos, algo que la Casa Real sintetizó en su momento como: “comportamiento no ejemplar” con la esperanza de rebanarlo de la Monarquía. Por su parte, ella ha sido imputada por supuesta cooperación necesaria por considerar el juez Castro que “su participación en la trama fue decisiva” (la Casa Real aún no ha sintetizado esta imputación). La pareja tiene cuatro hijos que, en el peor de los casos, acabarían viviendo en el Palacio de la Zarzuela si sus padres perdiesen el Palacete de seis millones de euros donde viven en Barcelona.
    Todo apunta a que la recién imputada contará con los mejores abogados del país y que sus reales posaderas descansarán en los juzgados de Mallorca (si la Fiscalía Anticorrupción no lo impide antes) el tiempo estrictamente necesario para que la Corona no ‘campechanee’ más de lo que pueda soportar en estos momentos. Esta es pues la ‘adversidad’ a la que se enfrenta la pareja, según el abogado de Urdangarin. Pero eso no es adversidad. Existen demasiadas personas rozando lo heroico cada día y afrontando situaciones realmente duras y complicadas, con recursos escasísimos, que podrían tapar muchos agujeros con lo que cuesta la rueda de cualquiera de los cochazos que luce esta pareja de privilegiados ajenos a la realidad de los personas que transitan hoy por el primer párrafo. Así que, por favor, un respeto a la adversidad. 

    14 responses to “De Infantas y batracios

    1. Hoy Fémur minimalista de efectos. Directo a la enfermedad: Cáncer de democracia con metástasis coronario. Ya trabajan los mejores cirujanos-penalistas en salvar la vida regalada de la parejita y, posiblemente, de papi y el hermano. el chiringuito se les tambalea. Lo están tratando con quimiofiscalía y radioperiodismo cavernario.

      Al resto de españoles y a sus gravísimos problemas se les aplicará la terapia de choque de la doctora Andrea Fabra: Que se jodan.

    2. Armonía en palabras, expresión y conciencia. Pocas veces la inteligencia y la sensibilidad se arropan con tal belleza y equilibrio. Gracias por este viernes…de "qué me estás contando", un poco de seriedad y respeto.
      Me inclino ante ti y tus antepasados, calladamente, con respeto.

    3. Estupendo tu post. Enhorabuena. Ya sabes que algunos se apropian de las palabras y nos las arrebatan a todos los demás como: adversidad, familia, democracia. Parece que ahora ellos tienen adversidad y el resto vivimos en los mundo de Yupi

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *