“Conocerte y fundarte”

  • WhatsApp
  • Agrio, olía a agrio. Sabía el aire a agrio. De repente. Andando por la calle el otro día. El rugido del motor me explicó de dónde venía. Agrio, agrio... ¿Qué me era agrio?... ¿El olor o la palabra?... Pensaba mientras se alejaba el camión de la basura, dejando delante de mí una estela de olorsabor como la que dejan de espuma en el mar los barcos que van de Valencia a Ibiza. Todo podía haber terminado ahí, sin embargo me dio por pensar en aquella primera persona que nombró ese olorsabor y en cómo y porqué le habría puesto aquel nombre, y no otro. Y también en cuando existía el sabor por un lado y la palabra por otra... Ostras, tú, es que, en algún momento, no se sabría que ‘agrio’ era ‘agrio’... ¿Y qué había sido primero la palabra o el significado?... Aprovecho los puntos suspensivos para aclarar que no había bebido nada que no empezase por C de café, pero tras el último interrogante me dio como vértigo y me entró una congoja rara por haber llegado a la realidad cuando ya estaba todo con su nombre puesto y su significado adjudicado... Y ahí sí que me entraron ganas de tomarme un madmen (lingotazo, en la serie “Mad Men” hay uno cada dos planos) echando la cabeza pa’tras de golpe al beberlo y dejándolo en el mueble bar de un puñetazo. Pero lo que hice fue retomar el paso porque no era plan: una ciudadana perpleja de buena mañana, cuestionándose cosas en la vía pública, puede convertirse en un peligro.
    A lo mejor piensas que con el cambio de párrafo voy a llegar a alguna conclusión con miga... Pues ya te digo yo que, esta entrada, es una melonada (tiene a su favor que no te cuesta un duro, comparada con las melonadas de Guindos; un poner). Pero ya que estoy, te lo acabo de contar. La cosa es que, salir de la crisis gracias a las palabras es una posibilidad que nadie contempla (se ve que al ser gratis...), pero no hay que desdeñarla pues podrían ser la solución. Hay varias opciones: vaciar de contenido la palabra 'crisis' y todo su campo semántico (primaderiesgo, ibextreintaycinco, activotóxico...) para dotarla de contenido favorable a las necesidades de la ciudadanía; o condonar el significado de aquellas palabras que nos impiden salir del atasco (hipoteca, desempleo, desahucio, despido...); o retirar de la circulación las palabras que han demostrado con creces ser inútiles para los ciudadanos (políticos, banqueros...). En fin, las melonadas no suelen acabar bien así que tomo prestados unos versos de Miguel Veyrat que me han gustado mucho y que tiene que ver: “Conocerte y fundarte./Arrebatar tu nombre a lo oscuro anónimo y secreto./Nombrarte para que fueras...”, (fragmento de “La Voz Arcana”). Hala, ya’sta ;-)

    6 responses to ““Conocerte y fundarte”

    1. Begoña digo tu nombre para que seas, "nombrarte para que fueras", para que existas. Por qué cuesta tanto respetar lo que no compartimos, lo que no apreciamos, lo que no nos gusta?

    2. Melonada por melonada. No se si me enternecen la mayoría de tus comentarios porque parece que eres mujer, (en el mundo cibernético nunca se está seguro), o porque pareces la copresentadora de un programa de tv al que asistió mi queridísima hija cuando estaba en el cole hace mas de 20 años (Alababalá), o porque supe de tu blog leyendo tus reflexiones sobre la soledad hace unas semanas. Pero como yo también reflexiono de vez en cuando sobre qué fue primero si el huevo o el olor-sabor a agrio he querido devolverte la melonada. También gratis. Un saludo

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *