Tres mujeres y un destino: África

con-mujeres-Africa
  • WhatsApp
  • “La educación es el gran motor de desarrollo personal. Es a través de la educación como la hija de un campesino puede convertirse en médico, el hijo de un minero puede convertirse en jefe de la mina, o el hijo de trabajadores agrícolas pude llegar a ser presidente de una gran nación”. Nelson Mandela
    Una científica, una periodista y una empresaria…. No, no es un chiste. Todo lo contrario. Son un ejemplo a seguir. Ejemplo de compromiso, de lucha, de ilusión, de esperanza, de responsabilidad, y de respeto por los demás. También es un ejemplo de futuro, por cómo están convencidas de que hay un mejor futuro. A veces sucede: hay que rendirse a lo bueno y coger aire escuchando qué hacen y cómo trabajan algunas personas por los demás, sobre todo cuando te lo explican con las pupilas brillando de convencimiento. No siempre coinciden en el tiempo y en Valencia tres mujeres con tantas ganas de hacer del mundo un lugar más decente y querer aportar calidad de vida y oportunidad real de que así sea allí donde otros sólo ven pobreza, desolación, o negocio. Si África fue la pregunta que en algún momento se formularon cada una, la respuesta es idéntica para las tres sin lugar a dudas: la educación. Según las conclusiones recogidas en el último informe de la UNESCO tras el congreso celebrado el pasado mes en Kinshasa: “Cada vez es mayor el consenso en torno a la idea de que la educación debe ser un elemento esencial de cualquier respuesta humanitaria”...
    Pilar Mateo, la científica, o como poner la ciencia al servicio de los vulnerables.
    Pilar podía haber vivido tranquilamente de la empresa familiar de pinturas, sin embargo eligió plantarle cara al Mal de Chagas que asolaba las poblaciones más desfavorecidas del Chaco Boliviano. Para ello inventó y desarrolló la técnica de microencapsulación polimérica que permite incorporar plaguicidas de eficacia prolongada y persistente contra el chinche que causa el Chagas, la vinchuca (lleva más de 10.000 casas construidas y pintadas en Bolivia). Junto a este extraordinario proyecto puso en marcha el MoMIM (Movimiento de Mujeres Indígenas) con el que teje a diario una red de enseñanza y solidaridad para niñas y mujeres indígenas que ha permite que se formen y disfruten de mejores oportunidades. Pilar ya ha recibido muchos reconocimientos por su labor en Latinoamerica, pero si hay un palabra que la define, es acción. Es en Ghana dónde se ha puesto en acción con la misma técnica de la microencapsulación para combatir una enfermedad que provoca el 90% de las muertes en el país: la malaria. Una apuesta que trae de la mano el proyecto AWAM (African Women Against Malaria) con el objetivo de conseguir “la capacitación profesional de mujeres de la zona, para estar en mejores condiciones de acceder al mercado laboral”. El pasado sábado presentó en Valencia los proyectos de la Fundación Pilar Mateo, cuya página Web os recomiendo visitar si queréis ampliar y ver más el detalle hasta qué punto es cierta la frase que le escuché la otra noche: “Todos podemos cambiar el mundo haciendo lo que sabemos”.  
    Pilar Mateo en África
    Ana Mansergas, la periodista, o cómo hacer que la cultura y el arte llegue a los más desfavorecidos.
    Hace estos días un año del viaje que Ana hizo al continente africano, un lugar del que tenía, según dijo, “una imagen muy distorsionada” y al que fue sin imaginar que en su vida habría un “antes y un después en lo profesional y en lo personal”. Viajó a la isla de Lamu, en Kenia, donde conoció el trabajo de la Casa de Acogida Anidan, un lugar dónde unos 250 niños y niñas castigados “de la manera más cruel que podáis imaginar”, según sus palabras, “han encontrado una oportunidad de renacer gracias al esfuerzo de Rafa Selas”, que pelea cada día porque estos niños reciban educación y alimento. Ana comprobó cómo había niños que avanzaban con dificultad en los estudios y fue ahí dónde entró con todas las ganas del mundo la Fundación Voces, que ya ha trabajado con éxito en Mali y Haití, donde la cultura y al arte ocupan un papel fundamental como herramientas de desarrollo. El objetivo de Voces es “la búsqueda del desarrollo sostenible de las personas y de los pueblos frente a la pobreza”, para ello tienen claro que la formación es el motor de cambio también. Una formación que puede hacerse más eficaz en algunos casos a través de la música y el arte. El resultado de todo esto es una realidad tangible, están en marcha unos talleres educativos en la Casa de Acogida Anidan en Lamu que seguro darán sus frutos en el largo plazo, que no es otro que un mejor futuro para estos niños y niñas. Ana presentó en Valencia el proyecto Voces por Kenia y el documental Voces: soñando culturas, de la productora valenciana Uranes Films, con el que colabora de manera directísima y con el que esperan recaudar fondos para seguir educando en Kenia. Sólo hay que mirar la foto para intuir que conseguirá su objetivo sí o sí.
    Ana Mansergas en Lamu
     
    Soumiya Pereira, la empresaria, o cómo defender el desarrollo a través de la educación.
    A los pocos minutos de hablar con ella ya me llamó la atención la armonía entre su discurso y sus gestos. Es lo que pasa cuando hablas en un idioma que no es el tuyo y buscas completar la comunicación con lo no verbalizado. No la conocía, compartimos mesa en la cena de Pilar Mateo, con quien tiene en común el firme convencimiento de que es posible cambiar el mundo haciendo cada cual aquello que sabe hacer bien. Soumiya es de mirada franca, directa y resolutiva, una mirada que adquiere una textura especialmente cálida cuando habla de las mujeres africanas y explica que la única salida que tienen para transformar sus vidas es la posibilidad de recibir una educación de calidad. Preside Unicon Foundation, una fundación que es líder mundial en el fomento de la educación infantil en África, y que busca “proporcionar una oportunidad para todos en la formación de niños, familias, comunidades y líderes más fuertes en África’. Su lema está claro: "Todo el mundo se merece un futuro". Entre sus proyectos destaca la construcción de las universidades de Guinea Ecuatorial y la República del Congo, una iniciativa que ha defendido a capa y espada para que se convierta en realidad. En su Web se lee que: “La educación es la herramienta más poderosa y efectiva para fortalecer a las personas y transformar sus vidas. La educación promueve la independencia, la innovación y la prosperidad”… He dejado estos puntos suspensivos porque acabo de escuchar que ha fallecido Nelson Mandela, la voz con la que iniciaba este post... Un post que pretendía, además de poner el foco en tres mujeres admirablemente comprometidas con África, abrir una ventana más positiva por la que mirar todos hacia ese continente. Cierro pues, apenada profundamente, con la conocida frase que tenía reservada de Madiba, que cobra ahora un especial relieve: “La educación es el arma más poderosa que puedes usar para cambiar el mundo”.  
    Soumiya Pereira en la Fundación Unicon

    4 responses to “Tres mujeres y un destino: África

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *