Tanto cinismo tan cerca de casa

  • WhatsApp
  • “Yo no era el único que estaba allí. Lo hablamos y lo decidimos entre todos. No podíamos darnos la vuelta así por las buenas.”, Tanta agua tan cerca de casa, de Raymond Carver.
    Como cada primavera, cuatro tipos se van a pescar al río Nacher. Stuart, Gordon, Mel y Vern. Es algo que vienen haciendo durante años. En primavera siempre. Son amigos de póquer, bolos y pesca. Tienen hijos y trabajo. De camino al río se encuentran con un cadáver flotando. Enganchado a unas ramas. Una mujer. Uno propone volver y avisar, el resto no tiene ganas de desandar el camino. Y siguen con sus planes. Total, “la chica no iba a marcharse a ninguna parte”. Después de cenar vuelven y atan el cuerpo con un hilo para que la corriente no se lo lleve. Y se acuestan, se levantan, toman café, beben whisky, pescan, se comen lo que pescan, vuelven a beber café y vuelven a beber whisky. También juegan a las cartas. Al tercer día pescan otro rato, recogen, regresan a sus vehículos y entonces llaman al sheriff. Luego regresan a sus casas. Al día siguiente son portada en todos los periódicos aunque ellos: “No se avergonzaban de nada”. Stuar se lo cuenta a Claire, su mujer. Es la perplejidad e incredulidad de ésta la que te socava al leer el magistral relato. “Miro el arroyo. Estoy en él, con los ojos abiertos, boca abajo, mirando fijamente el musgo del fondo. Muerta”, piensa Claire.
    Esta semana he pasado dos días en el TSJ de Valencia. El lunes y el martes. Ha sido el juicio del ERE de RTVV. RTVV ahora se llama Nou. No quieren que la audiencia lo asocie con el pasado. RTVV no tenía casi audiencia. Nou tampoco. En el TSJ he ‘mirando musgo’ algunos ratos. He escuchado a tres directores generales de RTVV testificar. Han dicho “no me acuerdo”, “no sé”, “era un encargo político”, “salvé a algunos personajes”, “se desafectó a trabajadores que no estaban inicialmente afectados por el ERE y se afectó a otros que no estaban”. Dijeron todas esas cosas. De los tres, dos no sabían nada de medios de comunicación. También testificó un ex secretario general. Uno que estuvo en todo el proceso del ERE. “Será un error”, balbuceó al ver unos documentos que probaban la arbitrariedad del baremo aplicado en los despidos. Y lo injusto del ERE. Sí. Dijo eso, ‘error’. Hasta lo pregunté en voz alta por si no había entendido bien. “Sí, sí, ha dicho error”. Una compañera afectada por el ERE me lo confirmó con los ojos de haber visto también musgo.
    Luego habló un miembro de la comisión de baremación. Uno de los tres que hicieron las listas finales de los que fueron en la calle. No se acordaba de algunas cosas. Ni de algunos nombres. Casi mil despedidos son muchos nombres. Es normal no acordarse de los que has listado para que otros liquiden. Los abogados por la parte empresarial también habían hablado. “No es un ERE, es una fusión de empresas”, “RTVV era un desastre sistémico en sus cuentas”, “el redimensionamiento de la plantilla no deja otra opción”, “hoy en día las cámaras graban solas”. ¿Ha dicho que las cámaras graban solas?, pregunté. La pregunta la articulé en la yugular. Lo de las cámaras que van solas lo dijo uno de los abogados que estuvo en la negociación. En la sala protestamos todos. La sala estaba muy llena. Llevamos un año esperando este juicio. Esperando justicia. Y aguantando el cinismo de los responsables del ERE. De los de antes y de los de ahora. “Hay que pasar página”, “el duelo ha terminado”, dicen que dicen en Nou. Todos han visto nuestro ‘cadáver laboral’ y han preferido seguir pescando, como en el relato de Carver. Como hicieron en Telemadrid con 925 trabajadores.   
    “Se declara el juicio concluso para sentencia”. El juez dijo eso el martes por la tarde cuando aún no habíamos reaccionado al bálsamo inesperado del Fiscal. El Fiscal tomó la palabra para pedir la nulidad del ERE que tan brillantemente habían argumentado los abogados de los trabajadores. “Se ha producido evidentemente un trato discriminatorio”. Discriminatorio. Eso fue lo que dijo. También dijo “irregularidades en el proceso en relación con el artículo 51 del Estatuto de los Trabajadores”. ¡Ha pedido la nulidad!... Dije esto sin preguntar ya. Todos aplaudimos entonces. Y lloramos un poco. Y reímos. Después de muchas horas de estar mirando musgo en el fondo del río nos permitimos un momento para la esperanza. Aunque la vestimos enseguida de prudencia. Falta la sentencia. Me acordé entonces de Sofía, la protagonista de ERE. Expediente de Regulación de Enchufes. El brillante corto de los ex trabajadores de RTVV, con más de 39.000 visitas. En él se explica perfectamente cómo se realiza el proceso de selección. Y también cómo mojarse y no seguir pescando como si no hubiera sucedido nada tan cerca de tu casa.
     

    13 responses to “Tanto cinismo tan cerca de casa

    1. Nunca defrauda tu fémur…
      De tanto convivir con su cinismo encuentran normal estos pescadores el trato que os han dispensado. Sabes que nuestra energía está con todos los que les habéis sufrido. Espero que la justicia les ponga en el sitio que merecen. Besos mil.

    2. Manejan el lenguaje de forma escabrosa, ruín, en sus tropelías no atisban personas, únicamente cifras, beneficios, recortes, juegan partidas de ajedrez con la vida de los trabajadores y concluyen que un cambio de nombre y de "mosca" lava la cara de toda su gestión.

    3. Cinismo me parece una palabra muy suave para este tipo de personas. Para mí rozan la psicopatía (lo cual se puede aplicar a nuestros gobernantes en general). ¿Cómo puede hacerse tanto daño y a tantas personas sin avergonzarse, sin dolerse, y seguir viviendo como si tal?

    4. Los trabajadores de RTVV nunca han defendido ni la calidad ni el carácter de servicio público de su trabajo. Solo defienden su puesto de trabajo. Me parece suficiente, aunque no me dan ninguna pena. La misma pena que les dimos los demás cuando se nos llevaron por delante y ellos no hicieron nada por denunciarlo.

      1. Una visión generalista y un tanto sesgada de los trabajadores de Canal 9. Como trabajador que siempre ha cuestionado la manipulación desde dentro y ha defendido el derecho de información, formé parte del primer comité de redacción de toda España, (en Canal 9) para denunciar con informes firmados por los que allí representábamos a los compañeros los desmanes de la connivencia poder-información. Todos los que sí dimos la cara por algo más que su puesto de trabajo estamos ahora despedidos. Pero sí, no niego de manera global nuestro grado de responsabilidad y el mío en particular (siempre se puede hacer más o mejor). Pero siempre me pregunto por qué nunca vi reinvindicación alguna por parte de la sociedad valenciana sobre el derecho a tener una televisión digna, ninguna manifestación a la puerta de la televisión pidiendo transparencia informativa y apoyando a los que desde dentro nos jugábamos el puesto de trabajo por defender principios; quizás era demasiado esfuerzo escuchar lo que desde dentro denunciábamos, quizás tendría que reconocer el valenciano su dejadez y su carácter conformista en lo que a derechos se refiere. Hay comunidades que nunca cuestionarían su derecho a tener información detallada de lo que en su territorio pasa y defienden, o por lo menos no cuestionan la existencia de los medios que lo hacen, como mínimo, posible. No hace falta enumerarlas. ¿Qué grado de responsabilidad estarías dispuesto a reconocer Cesc?

    5. Boníssim, elegant però contundent
      L'única cosa bona és que l'altre dia passant al vostre costat la lluita des de fora vos ha posat més guapes. Estar patint dins d'aquell camp de concentrció vos tenia pansidetes.
      Salutacions cordials.

    6. Tienes parte de razón Cesc Harridchier. Lo que ha pasado en la RTVV a veces me recuerda al poema/sermon de Martin Niemöller. " Cuando vinieron a por los Comunistas… a por los Socialdemocratas…a por los judios… no protesté!! Cuando vinieron a por mi ya no habia nadie para protestar… Cuando en 2008 no renovaron los contratos del personal eventual del Estudio 1 Y 2 mas de 150 profesionales se quedaron en la calle. Entre ellos nos enconrabamos mi mujer y yo, con una casa recien comprada a precio de burbuja y cuatro hijos. Nadie movio un dedo ni por nosotros ni por el resto de compañeros. Ni los que se quedaban, preocupados algunos de no aparecer cerca de los agraciados. Ni nuestros jefes, que comprendian lo delicado de nuestra situacion pero que no tuvieron el valor de enfrentarse al todavia todopoderoso Vicente Sanz. Ni los Sindicatos a los que implore ayuda y de los que solo consegui que se tomaran nota de mi Email para que, desde entonces me manden correos casi a diario sobre convocatorias, asambles, convenios, ERE…
      Todo esto es verdad, como tambien lo es que la manipulacion, el expolio, la bancarrota y la verguenza de esta television de no es culpa de la mayoria de los trabajadores entre los que se encuentra grandisimos PROFESIONALES que han pagado con su puesto de trabajo algo de lo que no son responsables. Ni me puedo alegrar ni me puedo quedar indiferente antes eso.
      Tuvimos muy cerca hacer una gran television y no nos han dejado, los de siempre…

    7. Compartesc les sensacions, totes les sensacions, que transmet el relat. I comprenc que la ciutadania, els treballadors, que no han estat sotmesos a aquest tràngol podran fer-se una idea, però en cap cas sentir en carn pròpia el càstig de la injustícia i de l'arbitrarietat. A tot estirar, supose que poden compartir la condició de víctimes d'un saqueig que continua, bé que en distinta intensitat, i del qual l'única veritat és que els culpables romanen impunes. Supose que toca ser prudent, perquè encara no hi ha sentència ni actuacions posteriors. I els escenaris a curt termini només aconsellen resistència, perseverància, accions meditades i contenció fins on es puga del cabreig i la indignació que provoca tot plegat. Excel·lent reflexió, Fani. Com sempre, clar.

    8. Si, todos tenemos algo de víctimas y de verdugos en la situación de RTVV. Algunos más que otros, naturalmente. Y reproches nos podríamos hacer todos, seguramente.
      Estamos en una partida de ajedrez, en la que las negras han sacado a pelear a sus peones, pero las blancas tenemos el jaque mate a la vista. #justiciaRTVV

    9. I per què els ciutadans no hem vist i escoltat cap defensa de la RTVV "en valencià i de servei públic" fins ara? On estàveu els treballadors quan no estàveu despatxats? Treballant, és clar. On ÉREU abans de l'ERO? On quan sistemàticament es manipulava com passa ara? Quan acudíeu als vostres llocs de treball, la "nostra" ràdio i la "nostra" televisió no manipulava? –pregunte. Ja fa temps que els ciutadans no sentim RTVV com "la nostra", i ja ens haguera agradat veure i escoltar molt abans les vostres denúncies. Fareu autocrítica? Gràcies per l'atenció.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *