Second Life

  • WhatsApp
  • En algún momento de la vida deberíamos de vivir la experiencia de estar en una cama postrados, llevar un pañal, y que la higiene más íntima dependiese de un profesional o de un familiar. Lejos de ser humillante, estoy convencida de que puede resultarnos humanizante y colocarnos justo en el punto de mira de lo que realmente somos: unos mindundis. Tomar contacto con la fragilidad del ser humano te pone directamente en relación con los problemas a los que se enfrenta justo cuando más vulnerable se encuentra. Hago esta reflexión desde la certeza de que existe una membrana muy fina que separa la salud de la enfermedad, la independencia de la dependencia, y apuntando a la posibilidad de amanecer ‘pudiéndolo todo’ y acabar el día necesitando la ayuda de otras personas para poderlo. Suena el despertador, te incorporas, te pones de pie, te pica la espalda y te la rascas, te agachas a coger una zapatilla que no encuentras, te abrigas si tienes frío, andas hasta la cafetera, te haces café, destapas la caja de galletas, o decides que te duchas primero... O no. Y entonces se articula otra secuencia: Suena el despertador, y esperas que venga alguien que te ayude a llevar a cabo todo lo anterior. A veces, la necesidad de los otros es temporal, en otras situaciones no, y la dependencia es permanente. Permanente significa exactamente eso: que se necesita cada día, cada noche, de lunes a domingo y todos las festivos intermedios haga frío o calor. Significa que si no hay una persona que te haga el café; no desayunas, ni te aseas, ni te vistes, ni sales de tu casa... Por eso digo que, si para todos es recomendable entrar en contacto con esta situación para tomar conciencia siquiera de cómo va el tema, para estos descerebraós que nos gobiernan, y que llevan pasándose la sanidad pública por el forro de la mayoría absoluta hace dos años, debería ser absolutamente obligatorio (descerebraó: falto de sentido común, insensato). Ninguno de los que recortan las ayudas a los más frágiles verán sus derechos mermados porque siempre podrán pagar sus ‘ayudas’. Son los mismos que tendrán un médico a la hora que les vaya mejor, una consulta con el especialista sin tener que pedir cita previa o repetir tres veces el número SIP, o un aborto con máxima garantía cuando lo consideren oportuno. Me los imagino entrar en los despachos como quien juega a Second Life o al Juego de los Recortes y Privatizaciones, con la piel de toro enrollada bajo el sobaco, lanzándola a la mesa igual que el que tira los dados en el casino. Con sus trajes caros, de corte caro, de tejido caro, de complementos caros, de zapatos de tafilete... Caros. Y dos plantas de hospitales cerradas por aquí, tres urgencias por allá, una línea de autobús que no va ya a aquel hospital... Y aquí un copago, aquí otro, y los pañales, el agua, o la medicación de crónicos, si se acaban, que los lleven los familiares... Y a continuación, todos firmando actas y contratos, y pactando y negociando con lo que era nuestro, sacando tajada del dinero que hemos pagado mes a mes de nuestras nóminas para conseguir que la sanidad fuese pública, universal y gratuita... ¿Sólo descerebraós? Ars Vivendi: La ley de dependencia El copago ya alcanza a los dependientes Lista de centros de salud y servicios de urgencias cerrados  Plataforma en defensa de la Ley deDependéncia (Valencia)  Primera denuncia por recortar la ley dedependencia  Demolición controlada del Sistema de Atención a la Dependencia   Sin ayuda más de 150.000 dependientes  Programa Polonia (TV3): Los Recortes deRajoy en Dependencia  Y unas notas ;-)

    9 responses to “Second Life

    1. Como siempre, magnífico escrito. Lástima que no llegue a los inhumanos que nos desgobiernan, pero yo insistiré como siempre. Intentaré que les llegue…HdP, son eso es lo que son y les deseo a todos estos mangantes que dependan de alguien sólo para moverse, es mi maldición….

    2. En cierta ocasión le preguntaron a "alguien" que haría si tuviera el poder necesario para acabar con el sufrimiento y la miseria, a lo que contestó: "le pediría a Dios que me diera la fuerza necesaria para renunciar a ese PODER". Quienes están conectados a sí mismos y a los demás (para lo segundo es necesario lo primero) no se dedican a "gobernar" a nadie, ya tienen bastante con ellos mismos. El perfil "necesario" del gobernante ya lo explicó Maquiavelo en el Principe, por cierto se basó en la figura real del primer político de la historia (El Rey Fernando el Católico), es una mezcla de psicopatía, sociopatía, entusiasmo e inconsciencia, o sea un "desalmado sin corazón" que no sabe o no quiere saber, ¿cómo puede gobernar a nadie quien no sabe gobernarse a sí mismo? …¿Cuando nos daremos cuenta que son nuestras ilusiones tipo Papa Noel o Reyes Magos las que crean, alimentan y sostienen a estos lobos envueltos en piel de cordero? ¿Cuando estemos postrados a merced de nuestro destino? Para entonces ya será tarde.

    3. Cierto, tenian que encontrarse ellos en esta situación, pero…. ¿De que puede hablar el que no sabe, el que nunca se ha encontrardo ni se encontrará en estas situaciones, aquel que tiene cuabiertas todas sus necesidades y la de sus familias, aquel que cree que nunca necesitará nada?

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *