Matthew, Isaac, Julio, Daniel…

  • WhatsApp
  • ¿Eres homosexual?... ¿No?... Pues sigue leyendo por favor, yo tampoco lo soy y voy a seguir escribiendo.
    Punto número uno: la homofobia nos afecta a tod@s; lo mismo que la xenofobia, la violencia de género, o el terrorismo. Ahora piensa en una persona cuya orientación sexual sepas diferente a la tuya. Alguien cercano y que estimes. Puede ser una persona pública que te provoque admiración por lo que sea, o te guste especialmente. Seguro que no te resulta complicado ponerle cara. Punto número dos: personas que desean a personas de su mismo sexo hay millones en todo el mundo, y desde siempre. Si ya tienes elegida la persona, imagínatela saliendo del trabajo, o de tomar un café, o de hacer la compra. Punto numero tres: desear a una persona del mismo sexo es perfectamente compatible con llevar una vida normal, con rutinas similares, mismas necesidades físicas y afectivas, e iguales obligaciones cívicas (a pesar de no disfrutar de iguales derechos). Sigue imaginando que esa persona es abordada en la calle por tres individuos que le preguntan la hora, y que se la dice, y que intenta reanudar su marcha con un “hasta luego”. Punto número cuatro: un grupo de homosexuales no agredirá a un heterosexual porque mantenga relaciones sexuales con personas del género opuesto.
    Y este es el punto negro de la narración: la persona que tienes en mente mientras lees, y que intenta reanudar su camino a casa después del “hasta luego”, puede sufrir un percance porque su orientación sexual es diferente. Mientras tú o yo diríamos “hasta luego” y seguiríamos con nuestras vidas, ella puede ser agredida verbalmente en el “mejor” de los casos. Si tiene suerte, incuso saldrá de la situación con algún golpe o herida superficial, aunque con la autoestima destrozada para siempre. Pero, si ha topado con unos salvajes, el percance será mortal y la molerán a palos hasta fracturarle el occipital y dañar su tronco encefálico, (Matthew Shepard, 21 años, EEUU, 1998); o le asestaran 57 puñaladas (Isaac Pérez, 27 años, y Julio Anderson, 32, años, España, 2006); o le cortarán parcialmente la oreja, grabaran una esvástica en el estómago, y le quebrarán las piernas (Daniel Zamudio, 24 años, en Chile, hace poco más de un mes). ¿Qué te parece que la línea que separa la vida de la muerte entre tú y yo y esa persona sea su orientación sexual?... ¿Qué te parece que en 76 países todavía vaya a la cárcel por eso y que sea condenada a muerte al menos en 5?... No se a ti, a mí me subleva.
    (Nota: esta entrada se publicó en el blog el 13 de Abril pero, por razones 'tecnicas' que desconozco, se ha inhabilitado el link y no hay forma de acceder, hasta que lo resuelva de alguna manera, la cuelgo aquí. Gracias)

    2 responses to “Matthew, Isaac, Julio, Daniel…

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *