La presentadora de TV que no quiso ser un puto florero

Captura de pantalla 2016-09-01 a las 23.57.13
  • WhatsApp
  • El cuerpo de la mujer para los medios es como el cerdo: lo aprovechan todo. Sí, todo lo bruta que tú quieras he sido empezando el post con esta afirmación; sin embargo, no te escandalizas tanto cuando, cada cinco segundos, cual tragaperras escupiendo premio, salen imágenes por tu televisor una tras otra que certifican esta barbaridad inicial. Sólo he puesto en palabras feas lo ‘bonito’ que es ver planos y planos de televisión ofreciendo al telespectador alguna porción femenina: en la publicidad, en los programas de entretenimiento, en los informativos, en los programas de deportes ni-te-digo... Siempre, de alguna manera, acabas viendo tetas, culos, piernas largas, uñas esculpidas, escotes de vértigo, pieles tersas, melenas brillantes y sedosas, labios perfilados, ojazos rodeados de pestañas espesas, y cuerpos esbeltos, máximo del 38, embutidos en unos vestidos de tejidos mega adaptables a la piel que deben de hacer slup al salir de ellos... Con ayuda, claro, porque es científicamente imposible escapar sola de ahí

    Las ‘carnes’ femeninas suelen servirse como ‘acompañamiento’ a la figura masculina. La versión más tremenda es la que encabeza este Fémur: la mujer súper sexi sujetando un paraguas para que al futuro campeón no se le agriete la tez por el inclemente sol antes de la carrera. Y si hay que sentarse en el suelo, se sienta, que por algo es una mujer-paraguas-regulable. Te invito a hacer una búsqueda en Google escribiendo: Chicas-Paddok-MotoGp, y ya me dices a qué punto de nieve se te ha puesto la bilis. Menos tremenda, pero igualmente de ‘guarnición’ es la función de la mujer en El Tour, El Giro o La Vuelta Ciclista a España, acompañando a los ganadores y estampando ósculos en sus mejillas enjutas con toda la profesionalidad que puede ejercerse en una situación así. Casi al mismo nivel que las motos están las azafata-mojadas-en-cava que acompañan a los campeones en la Fórmula 1. Da igual dónde se ubiquen en el podium, acaban chorreando de arriba abajo por el ritual absurdo de rociarlas con la explosión líquida y blanquecina a la que se entregan embriagados de triunfo los campeones.

    Con lo bello que es el triunfo, no entiendo ese empecinamiento en adornarlo siempre con la presencia femenina. ¿Qué no es suficiente con ser ganador?... Bueno, tampoco siempre es así, tenemos el ejemplo de las ‘animadoras’ importado de EEUU (cheerleader), que no acompañan en el triunfo, sino que entretienen al público mientras reposan los guerreros del baloncesto... Aquí la ‘guarnición’ se comparte con el público, que por supuesto es incapaz de entretenerse sólo y por eso necesita que unos esculturales cuerpos femeninos bailando y saltando por la pista les ayuden a pasar el tránsito de un cuarto a otro del partido. Aprovecho desde aquí para agradecer que las televisiones nos ahorren los planos de las animadoras. Lo siguiente sería que no saliesen, a ver si podemos conseguir poco a poco ser #CadaVezMásIguales como reivindica incansablemente Susana Gisbert Grifo, fiscal de violencia de género, en su cuenta de Twitter.

    Una versión amable del ‘despiece’ del cuerpo femenino es la de las mujeres que acompañan a los presentadores de televisión. Sea en programas de entretenimiento o en informativos. Si te fijas en la parrilla televisiva, ¿cuántas mujeres solas hay al frente de programas?... Numéricamente aplastante a favor de ellos, date una vuelta por la parrilla y hazte tu las cábalas. Con todo, en entretenimiento somos más bienvenidas porque, como su propio nombre indica, hablamos de entretener, y para eso, los directivos de TV tienen estipulado que somos aptas. Los informativos son un punto y aparte. La semana pasada entrevistaron a Isabel Jiménez, periodista y presentadora de Informativos Tele 5 y entró David Cantero, periodista y presentador de Informativos Tele 5, en un vídeo grabado para enviarle un mensaje sorpresa para agasajar a la entrevistada. David Cantero explicó cómo Pedro Piqueras eligió a Isabel Jiménez: “Cuando te buscan novia televisiva siempre existe el riesgo de que no elijan a la persona adecuada, pero con Isabel fue extraordinario. Desde el minuto uno supe que íbamos a llevarnos de maravilla. Pedro Piqueras tuvo mucho ojo al ficharla”.

    Que ahora dirás que qué tiene de malo esta frase y que ya estoy hilando muy fino. Lo que me hizo saltar del sofá fue el término, ‘Novia televisiva’, dicho con la naturalidad de quien piensa que es normal buscar parejas a los hombres que presentan los informativos. El procedimiento es el siguiente: primero se elige al hombre y luego se busca la ‘compañía’. La frase de David Cantero no ofende a priori y está dicha en el contexto relajado de un programa de entretenimiento (Qué tiempo tan feliz), se nota que su tono es cariñoso y sincero y que había complicidad. Eso no lo pongo en duda, es que suene tan normal la búsqueda de ‘novias televisivas’ para los presentadores lo que me hunde porque hace 20 años que no hago tele y seguimos igual de - atención, palabro - desempoderadas mediáticamente... Matías Prats, Pedro Piqueras, Alfredo Urdaci, David Cantero y hasta el infinito y más allá, ellos siguen siendo los protagonistas y ellas las ‘parejas’. Insisto: la anécdota, por lo espontánea, resulta valiosa porque muestra una forma habitual de actuar entre los directivos (hombres) de las televisiones.

    Te invito a que hagas otro recorrido por la parrilla de los informativos y que simplemente veas desde esta óptica las parejas que presentan los informativos, y que observes qué y cómo van vestidas las presentadoras y qué y cómo van ellos. Y que sumes los años que tienen unos y otras y compruebes quién se tiñe las canas y quién no porque le aportan ‘madurez’. Y que cuentes las arrugas que tienen unos y otras no. Y que analices quién representa la profesionalidad y quién el acompañamiento. Y vuelvo a la foto inicial para dejarte con muchas ganas de debatir sobre el tema: ¿No es esto otra forma de seguir sujetándoles el paraguas?...

    (Pdta: ya sé que no aparece la palabra ‘florero’ por ningún lado y que no te he contado ninguna anécdota de mi paleolítico televisivo como te anuncié el viernes pasado, pero la entrevista a Isabel Jiménez me ha provocado toda esta reflexión y he pensado que mejor no te cuento más mi vida y lo compruebas tú todo como colofón a esta trilogía sobre “Mujer-medios, cómo nos (mal)tratan”).

     

    Paula Vázquez estalla y critica el machismo en tv

    El emotivo mensaje de David Cantero a Isabel Jiménez, su novia televisiva

    Emilio Aragón vuelve a la TV... “Su compañera Patricia Montero...”

    Superficialidad y sexismo en los informativos

    Proyecto Siamura (Uso de la imagen de la mujer en la pubicidad en Europa)

    3 responses to “La presentadora de TV que no quiso ser un puto florero

    1. Suscribo lo dicho punto por punto y hasta en la más mínima coma.
      Desde el deporte (ya si eso del boxeo mejor no hablamos, siendo denigrante el modo de pasear el cartel por el cuadrilátero) hasta los informativos. Con las referencias efectuadas basta para poner, blanco sobre negro, lo que es una realidad -por real: degradante- .
      Y no quiero hablar de la publicidad donde, además de la palpable y manifiesta publicidad sexista, existe otra categoría, oculta, subyacente y subliminal, que condiciona y mediatiza el papel de la mujer, condenándola a ese rol secundario que la caverna se niega a abandonar.
      Es una verdadera pena que los hombres llevemos esa lacra encima.
      Y peror aún. Que algunos, lejos de verla, la consideren y tengan por normal y a nosotros por raros empeñados en sacar las cosas de su lugar común. y ver las cosas “como no son”

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *