La Playa de Losabrazos

  • WhatsApp
  • Hay imágenes que se guardan por los pliegues del alma sin tú saberlo. No es un acto voluntario; las captas y se esconden clandestinas hasta que un día estás en otras y ¡voilà!... La que me ha aflorado esta semana sucedió en una playa del sur español: un inmigrante yacía sobre la arena, tapado con una manta de esas marrones toscas con tiras beige a lo ancho. Sólo se le veía la cabeza oscura, la cara ladeada suavemente sobre otra manta gris enrollada, el pelo corto y rizado, los labios gruesos, resecos diría, como si los hubiesen rociado con sal. Los ojos cerrados, desfallecido, entregado al abrazo de un soldado que estaba, literalmente, reclinado encima suyo y cuyas manos desnudas sobresalían hipnóticas de la foto. La cara del soldado estaba volteada hacia atrás, como buscando si alguien más necesitase un abrazo, sólo se le veía la parte de la coronilla, corto el cabello y liso, con higiénico corte militar. Sus manos ocupaban la imagen por completo, le restaban dramatismo tan limpias, grandes, extendidas, generosas, acogedoras, de arrullo casi. Con una mano sujetaba y rodeaba por completo la frente del inmigrante, con la otra sostenía el pecho del yacente contra el suyo, como si no se fiara de que las mantas proporcionaran suficiente calor y fuera su cuerpo el responsable de curar aquella hipotermia infame. Recuerdo leer con avidez sobre los abrazos a raíz de esa imagen: “Que necesitamos recibir abrazos y caricias durante los primeros años de vida”... “Estudios en bebés sugieren que, en ausencia de contacto físico, millones de neuronas mueren en sus cerebros”... “Cuando otras personas nos tocan o nos abrazan a cualquier edad aumentan los niveles sanguíneos de oxitocina, apodada la ‘hormona del amor’”.
    Salvando la gran distancia que existe entre una persona que está en riesgo de perder su vida y la que ha perdido su trabajo, y recuperando la idea del náufrago que llega a una playa donde es acogido; esta semana he visto abrazos muy generosos entre los despedidos por RTVV... Lo cierto es que está sucediendo algo muy curioso en este ERE tan injusto: lo que podía haberse convertido en un goteo insoportable de despidos, por la forma en que se está perpetrando (a lo largo de seis meses), resulta ser ahora una oportunidad única para el afecto. En RTVV se reúnen dos tardes a la semana los trabajadores y ex-trabajadores para recibir con abrazos a los que salen con la carpeta del finiquito. Unos abrazos que ha resumido esta semana Ricardo Macián (trabajador también afectado por el ERE), con unas imágenes del momento en el que salen los trabajadores ‘finiquitados’ y son recogidos, literalmente, en una ‘playa’ de abrazos. Da igual que llueva o hiele, los ‘voluntarios’ aportan el calor necesario para contrarrestar la frialdad del papel recién grabado con el “No Conforme” cómo única posibilidad frente a la injusticia de irte a la calle con una oposición aprobada. Los que ya están despedidos acuden porque agradecieron la sujeción de los abrazos cuando la sensación de irrealidad que acompañó aquel momento les impidió desfallecer. Los que aún no nos hemos ido estamos porque alimentamos una solidaridad que nos arropará cuando nos llegue la hora. Luego ya, cada uno regresaremos a nuestras casas y nos derrumbaremos mejor o peor en la medida de nuestro carácter, pero esa primera desolación tras perder el sustento económico se amortiguará entre el recuerdo de los abrazos vividos. Me engancha la sinceridad que desprenden las imágenes que muestra el vídeo, resume sin palabras ese fundirse en el otro cerrando los ojos, ese apretarse, sentirse, apoyarse... Cobijarse incluso por un instante en un cuerpo más fuerte que el tuyo en ese momento. Ojala todos los trabajadores que pierden su trabajo pudiesen llegar a la Playa de Losabrazos como los de RTVV. Aunque lo mejor es no esperar a que te pase algo así para recibir o dar un buen abrazo, ¿no te parece?

    23 responses to “La Playa de Losabrazos

    1. Fani, esto quiero que se distribuya por toda la geografía española…Yo modestamente lo haré para que todo el mundo conozca la barbarie y la injusticia de este país.
      Un abrazo a todas esas compañeras y compañeros tuyos.
      Y uno a ti muy especial.

    2. Mucha emoción y fuertes sentimientos en ese vídeo.
      Hagamos extensible nuestros abrazos a los q son despedidos y no sienten el calor y el apoyo de la gente.
      I q la fuerza de los abrazos nos ayude a cruzar este desierto de desigualdades e injusticias

    3. Grandioso post. Pero no debemos olvidar a aquellos que cobran por abrazar o abrazan interesadamente. Gente muy peligrosa que, paradójicamente, maneja los resortes del poder político y económico. Un beso

      1. Gracias, José. La verdad es que en ningún momento he pensado en esos que dices, así que están "solutamente" excluídos del post, donde he ejercido el derecho de admisión: sólo abrazos gratuitos y sinceros :-)))

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *