Falacia del Tirador Preciso

  • WhatsApp
  • “Morena arrasadora, largas piernas, pechugona, desestimada por ex-novio, busca divertirse con chicos”. Copié este anuncio hace años y esta semana tropecé de nuevo con él. Como entonces, volvió a impactarme la elección de las palabras: arrasadora, pechugona, desestimada; y sobre todo, el despecho que desprendía. Leído hoy sigo preguntándome lo mismo que entonces: ¿cuánto despecho hace falta para hacer algo así?... Me voy al despecho del DRAE; que me lleva entre otros, a la desesperación, y finalmente a la alteración extrema del ánimo causada por cólera, despecho o enojo. Y pienso que quizás la frase haya estado ahí dormida en mi libreta porque hasta hoy no he sido capaz de comprender que una cantidad suficiente de desesperación puede abocarte a buscar cualquier salida. Y me viene también a la cabeza la Falacia del Tirador Preciso, donde hay una pared con dardos clavados en la que se ha pintado una diana con posterioridad. Cualquiera que viese la pared pensaría que los dardos han dado en la diana. En estos momentos, en el centro de esa diana está escrita la palabra ciudadanía y la idea de hacernos creer que ese es el punto dónde hay que dirigir los dardos para salir de la crisis es una de las muchas falacias que pasarán a la historia.
    ¿Hasta cuándo van a estar tirándonos dardos?... No sé, lo digo porque no pensarán que vamos a seguir ahí recortados, despedidos, desinformados, parados, apretando las mandíbulas y sin hacer nada; moviéndonos a su antojo para que los dardos no pierdan su centro... ¿Creen de verdad que van a poder seguir adelante con despropósitos como que la malformación del feto ya no será un supuesto para interrumpir el embarazo mientras nos quitan las ayudas a la dependencia?... ¿O mandándonos al paro al tiempo que nos rebajan el subsidio para ‘incentivarnos’ en la búsqueda de otro empleo?... ¿O poniendo en riesgo nuestra jubilación a la vez que permiten jubilaciones e indemnizaciones de lujo a quienes nos han estafado?... ¿Hasta cuándo piensan seguir cobrando los medicamentos con la burda excusa del ahorro a quienes apenas tienen para comer?... No sé cuantos dardos más van a seguir lanzándonos amparados en la crisis pero hoy tengo la absoluta certeza de que la ciudadanía, en algún momento, va a tener suficiente rabia como para poner otras dianas a los dardos. “Ciudadanía concienciada, harta del machaque del gobierno, busca...." (espacio gratuito para la publicidad ciudadana). Estado de derecho Sí que hay dinero Marcha sobre Madrid Boulevard of Broken Dreams

    16 responses to “Falacia del Tirador Preciso

    1. Pense que la societat estava dormida i la crisi d'aquests 5 anys ha despertat lleument algunes consciències, però no per la dolenta situació social-assistencial, mes bé per la pressa de pèl dels sectors benestats (grans trusts finacers, la banca,…).

      Una minoria dominant sobre una majoria; si afegim el copagament, llistes d'espera a la sanitat pública de 8 messos, acomiadaments massius, etc la "Ciudadanía concienciada, harta del machaque del gobierno, busca…" no caure més baix del que ara es troba, vol mantindre's segons les seues possibilitats i esperar nous i millors temps.

      Com sempre, un assaig fortament social 🙂

    2. A mi me van a faltar dardos, son tantos los acontecimientos que nos envuelven cada dia en forma de regalos que la munición a veces se me queda corta. Pero si, esta vez la dirección de los dardos cambia y van hacia ellos.

    3. Me ha encantado la entrada de hoy. Soy por naturaleza optimista y me gustaría pensar que esta situación de crisis / estafa puede hacer que la percepción de mucha gente cambie. Así como el gran triunfo del diablo es hacer ver que no existe, el gran triunfo de la clase dominante ha sido hacer ver que tampoco es tal, instigando a las clases trabajadoras contra sus representantes (véase la mala imagen que tienen los sindicatos, ¡entre muchos trabajadores!); mareándoles para que pensaran que dos más dos sumaban treinta y cuatro y que por eso podrían comprarse un apartamento en quinta fila de mar y, sobre todo, aprovechándose de la falta de cultura y de pensamiento crítico, ridiculizando a quien posee ambas y entronizando a los mediocres.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *