El año del tofu

  • WhatsApp
  • Tener un coeficiente intelectual de padre y señor mío no significa que sepas cómo sacar un tapón de corcho del interior de una botella de vino sin romperla. Se ve en una prueba llevada a cabo con siete fuera de serie desde el punto de vista del IQ, donde no hubo nadie capaz de dar con la solución. A un lado de la mesa: una pintora, un físico cuántico, una dramaturga, un piloto de aviones supersónicos, una Gran Maestra de ajedrez, un joven superdotado para la musica, y un especialista en Coeficiente Intelectual. En la mesa: la botella de vino vacía con el corcho dentro, un paquete de azúcar, un pañuelo de tela, una percha, un embudo, un cubo con agua, un sacacorchos y uno artilugio de esos que sirven para sacar el aire, creo. Los participantes podían utilizar cualquiera de esos elementos con absoluta libertad y sin límite de tiempo. Ni flowers. Cuando ves la solución luego, dices, claro, pero la tienes que ver; porque tú tampoco hubieses sacado el corcho sin estampar la botella contra la pared con la legitimidad que te daba no tener un portentoso IQ que defender. Es la primera moraleja del documental How smart are you con el que me tropecé webeando el otro día: se puede ser el puto amo de la física cuántica y un extraordinario torpedo a la hora de encontrar soluciones a los problemas de otra índole.
    Vi este docu cuando no estaba mirando en televisón la entrevista a Rajoy de esta semana. Pensaba que convertirte en un diligente registrador de la propiedad, el más jovén de España con 24 años, no significa que puedas ser un buen Presidente de Gobierno. Por cierto... La entrevista me pareció lamentable. Y a la pregunta de cómo opino sobre ella si no la vi, te respondo que hoy desarrollo mi trabajo de bloguera-opinadora igual que Rajoy el suyo de Presidente: de espaldas a la realidad. Lo mismo me da que da me mismo lo que diga, escribiré lo que me parezca aunque me brame la realidad por las calles como a él. Que el Ministro de Justicia despelleja el consenso social y nos retrotrae a las mujeres al Pleistoceno Femenino con una Ley del Aborto que hasta la derecha de la derecha francesa critica. Que el de Educación implanta el #Wertdievo y salpimienta tanto las relaciones gobierno-docentes-estudiantes que las hace inmasticables. Se la trufa. ¿Y el tofu?... Pues más de lo mismo: das un titular para tratar la incorporación del tofu al menú de los españoles y lo nombras de refilón, y en el último párrafo. Pero, bueno, no adelantemos acontecimientos, que estoy convencida de que al tofu le irá muy bien en la cocina española.

    5 responses to “El año del tofu

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *