Diadema torre

Femur portada
  • WhatsApp
  • Guardo la nota que encabeza este Fémur desde hace más de quince años. Es de una niña que conocí en una casa de turismo rural, era la hija de las propietarias. No recuerdo su nombre, ya lo siento; sin embargo, el planning de esa tarde de agosto, lo conservo como un anclaje a la realidad que me recuerda las cosas importantes de la vida. Es curioso como, a menudo, es la infancia el lugar dónde encontramos las respuestas más rotundas. Y certeras. De 4 a 5, digestión. De 5 a 6 piscina. De 6 a 6:30, merendar. De 6:30 a 7, arreglar la bici. De 7 a 9, jugar con la bici. De 9 a 10, cenar. De 10 a 12, estar con la abuela. Todavía no he encontrado planning que lo supere. Preciso, equilibrado, y con el tiempo dedicado a las cosas que realmente importan. Desde el principio me llamó muchísimo la atención que dedicase las mismas horas a ir en bici que a estar con su abuela. Y esas medias horas repartidas, a la merienda y al arreglo de bici. Una crac. ¡Cómo me gustaría verla ahora!

    IMG_0896Me he acordado de ella al bajar de casa y ver en el suelo del contendor una bolsa de basura abierta, con toda seguridad abierta por otra persona que iba buscando algo diferente al contenido de esta que te cuento. Era una bolsa llena de libretas del colegio y folios sueltos con dibujos (te pongo fotos). Quien revolvió antes que yo no cogió nada de esa bolsa que para mí era como un cofre abierto rebosante de monedas de oro y priedras preciosas. “Cada día soy más fuerte”, esa es la primera frase que leí. Es absolutamente conmovedora, la fuerza que tiene y el deseo de ser más fuerte y de crecer. Brutal. Luego vi la cartulina con los “Dibujos de diademas”. Diadema de gato, diadema de mariposa, diadema de perro, diadema flor, diadema Rapuncel, diadema piña, diadema flamenco y diadema torre. La diadema piña y diadema torre me las pondría ya mismo. La una para merendar y la otra para dar una clase sobre marca personal.

    IMG_0898

    En otro folio suelto había un dibujo con esta inscripción que reproduzco literal: “Gracias por venir ha qui con ilusión gracias”. Agradece por venir con ilusión. Sublime, que eso se reconozca. A ver, a partir de los 30 a quién le agradeces tú que vaya a verte con ilusión, cuando debería de ser lo único que nos moviese a vernos. ¿Quedamos a un café?... ¿Para?... Me hace ilusión verte. Punto. He revuelto más en la bolsa y he ojeado las libretas, en especial una de ‘mates’. Es conmovedor ver el proceso de aprendizade de ‘sumas llevando’, o ‘restas llevando’. Al final, he mirado a derecha y a izquierda, me he agachado y he pillado esto que te fotografío, y la libreta de mates. No he podido evitarlo. 

    IMG_0899He pasado un buen rato mirando los dibujos, intentando imaginar al niño o a la niña que los ha hecho, queriendo saber más de sus vidas, de si son felices, de si la vida les es amable. Un día me preguntó un niño por qué escribía libros ‘infantiles’. Porque soís el futuro, le dije. Y porque para mí sois muy importantes. Me dio las gracias por escribir libros infantiles. Y yo pensé que de infantil tenía muy poco su pregunta y los libros que yo escribo. Si has leído más textos de este blog, sabrás cómo es de importante la infancia para mí: Es sagrada. Absolutamente sagrada. La infancia no se toca, no se daña, no se altera, no se impide, no se cercena, no se pervierte, no se lastra, no se rompe, no se impide, no se viola. La tarde que encontré la bolsa de tesoros en junto al contenedor, había tres o cuatro titulares sobre abusos sexuales a menores. Esta vez en Alemania, más de 3000 denuncias de menores abusados por miembros de la iglesia católica. Más de tres mil niños y niñas rotos, dañados, abusados. Que se unían a las 1000 víctimas denunciadas en Pensilvania que conocimos este agosto, y a las de Bélgica, Irlanda, Australia, Boston, Chile, Los Ángeles, Colombia, España... Sumando a este horror todos los casos silenciados, y los que no se denuncian, los resultados son desoladores.

    ¿Por qué dañan a alguien tan indefenso?... Ya sé que es una pregunta estúpida. Lo hacen, sencillamente, porque pueden. Porque saben cómo manipular, seducir, atemorizar, intimidar, castigar, premiar, y doblegar la voluntad de quien no la tiene formada y ha confiado en ellos en algún momento. Lo hacen porque, durante siglos, se les ha permitido ser ‘pecadores’, en lugar de ‘delincuentes’, que es lo que realmente son. Lo hacen porque, durante años, el único castigo recibido ha sido el cambio de una parroquia a otra parroquia diferente, donde nada se sabía, y donde podían volver a iniciar su ciclo de abusos. Lo hacen porque han tenido impunidad durante muchos días, muchos meses, muchísimos años, en lo que llaman cultura del encubrimiento. Y también lo hacen porque han tenido cómplices, algo común en todo tipo de violencias, que cuentan con complicidades muy leales. Los detalles de los abusos son sencillamente desoladores, puedes leer los testimonios y corres el riesgo de caer en picado en la desesperanza para siempre. Sólo uno, comparto, de los que más me han perseguido tras leerlo: En Pensilvania, los curas (o obispos, me da igual), llegaron a "marcar’ a los menores poniéndoles una cadena de oro alrededor del cuello para que otros delincuentes/depredadores supiesen que esos menores no opondrían resistencia a más abusos". No recuerdo haber leído nada más cruel en mucho tiempo. Marcar a las víctimas tienen un nombre, y es muy feo. 

    “Cada día soy más fuerte”... ¿Qué frase podría escribir un niño abusado?... ¿Qué tipo de rutina diaria se marcaría una niña después de haber sufrido el horror de ser violada de los seis a los ocho años?... ¿Cuáles serían sus dibujos?... ¿A qué lugar irían con ilusión?... Los testimonios de las víctimas que han logrado sobrevivido son desgarradores: intentos de suicidio, vidas marcadas, rotas, desordenadas, autoestimas destrozadas... No, no hay infierno suficiente donde ardan todos y cada uno de quienes ponen la mano encima a un menor indefenso. Curas obispos, monitores, profesores, entrenadores, da igual el ámbito porque el resultado es el mismo: el horror. El infierno son ellos, no me queda ninguna duda. ¿Qué podemos hacer?... En el ámbito más personal podemos NO mirar hacia otro lado a la menor sospecha, podemos NO ser cómplices, podemos NO hacer como si nada, si sospechamos o tenemos indicios de que un niño o niña de nuestro entorno está sufriendo abusos. En el ámbito público debemos exigir que se proteja a los mejores, que se les cuide, que se garantice su futuro, que nuestros niños y niñas sean la prioridad. Podemos apoyar, ahora, la iniciativa que Save the ChildrenJames Rhodesvíctima de abusos sexuales con sólo seis años, están impulsando para que el Congreso apruebe cuanto antes la Ley de Protección Integral frente a la Violencia contra la Infancia. Una ley que "contemplará el abuso sexual, el acoso en redes sociales e incluirá un registro de menores víctimas", y que ojalá incluya la no prescripción de los delitos. Podemos pedir que el Gobierno cumpla lo que Dolores Delgado, su Ministra de Justicia, dijo ayer en el programa de radio A Vivir, y haga de los abusos sexuales en la infancia una verdadera ‘cuestión de estado’. La infancia no se toca. Es sagrada.

    Petición en la web de Save the Children para el Presidente del Gobierno

     

    4 responses to “Diadema torre

    1. Hola Fani!!
      Que suerte conocerte y leerte! Ya sabes que me paso por aquí de vez en cuando, sobretodo los domingos después de las tostadas con mantequilla, en silencio.
      Un día, hablando de humanos tesoros, estaría bien llevarte a conocer el “Mercat de Bellcaire” (Les Gloríes, para los de a pie); donde hay miles y miles de “diademas de piñas”, que me dicen lo fugaces que somos.
      Un beso enorme!

    2. Cuando el pasado acude al presente, convocado por la vida, por la pena, por la muerte, más nos vale que sea impoluto, para que nos ayude, nos consuele, nos acompañe. Un texto precioso y preciso, un texto curativo, un texto alimenticio para seguir en la lucha por la defensa de la infancia -y la juventud-, en la que no debemos cejar por mucho que perdamos batallas. Gracias.

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *